Inmodiario

Por si eran pocas las dudas, Sheldon Adelson, el magnate estadounidense propietario de Las Vegas Sands, acaba de de recibir dos noticias contrarias a sus intereses en relación al proyecto de Eurovegas en Madrid. Que la capital no tendrá Juegos Olímpicos en 2020 y que el Gobierno presidido por Mariano Rajoy no parece estar por la labor de permitir fumar en los recintos del complejo lúdico-comercial.

Este último extremo lo han podido comprobar los letrados representantes de Adelson en España al ver los términos en que el Ejecutivo respondía a una pregunta realizada en el Congreso de los Diputados por Unión, Progreso y Democracia (UPyD), en relación a la posibilidad de modificar la actual ley del tabaco.

Cada uno puede sacar las conclusiones que quiera, pero el sentido de la respuesta dada no parece ir, en modo alguno, a favor de los intereses de Adelson. “En el momento actual, el Ejecutivo no tiene prevista ninguna propuesta a efectos de modificación de la ley”. Categórica pero abierta a la ambigüedad, para concluir seguidamente que “el Gobierno, a través del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, tiene como prioridad principal la promoción de la salud de los ciudadanos y de la prevención de las enfermedades producidas por el tabaquismo”.

Esto por lo que al tabaco se refiere. Pero también ha caído como un jarro de agua fría en el seno de Las Vegas Sands el hecho de que Madrid no haya conseguido ser la sede de los Juegos Olímpicos de 2020. Da la impresión de que, si se hubiera logrado el objetivo, el Gobierno de Mariano Rajoy hubiera resuelto, sin mayores reparos, todos los problemas para facilitar las cosas.

Al no lograrlo, todas las dudas acerca de las futuras instalaciones, y también de Eurovegas, se vislumbran en el horizonte. Hay que recordar que los hoteles previstos por Adelson en Madrid formaban parte de la candidatura olímpica, como comentaba el propio presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, el pasado 27 de julio durante la presentación del plan de viabilidad presentado por Las Vegas Sands, al señalar que las 36.000 futuras plazas en los doce hoteles de Eurovegas permitirían a la capital igualar a Tokio en este aspecto, con casi 90.000 plazas.

Descartado el Madrid olímpico en 2020, Tokyo se vislumbra ahora como una posibilidad certera para empresarios como Adelson. Al respecto, la próxima semana podrían producirse noticias relevantes. Precisamente, la capital nipona acogerá una conferencia sobre juegos y apuestas, en la que es probable que se anuncie la posible ubicación de un complejo de casinos y usos terciarios en la isla artificial de Odaiba, así como avances normativos para legalizar  los casinos y salas de juego en Japón.