Editor de InmoDiario.
Inmodiario

 

Londres-Madrid. La inversión directa en inmuebles comerciales en Europa continental ascendió a 980 millones de euros en el primer trimestre de 2009, un 37% menos que el trimestre anterior (1.500 millones de euros), según un nuevo estudio de Jones Lang LaSalle. Europa occidental acaparó la mayor parte del volumen de operaciones (89%), ya que los inversores europeos se están centrando cada vez más en sus mercados de origen. La proporción de volumen de inversión comercial protagonizada por los inversores nacionales ha aumentado desde un tercio en 2008 hasta más de la mitad en el primer trimestre de 2009.

Jeremy Eddy, director de mercados europeos de inversión inmobiliaria comercial de Jones Lang LaSalle, señaló: “Los inversores mantienen su postura de esperar acontecimientos en Europa continental. Así, en la mayoría de los mercados se aprecian caídas en los precios en el primer trimestre. Al mismo tiempo, el alto coste de la financiación y las dificultades para acceder a ella siguen constriñendo la liquidez del mercado, especialmente en las operaciones más grandes. Hay demanda de producto prime en las mejores ubicaciones y las bajas tasas de disponibilidad en muchas promociones de primer nivel proporcionan la seguridad de ingresos a largo plazo que demandan los inversores”.

Italia y Alemania fueron los mercados más activos en Europa continental con el 31% y el 28%, respectivamente, del volumen total de operaciones. En Italia se realizaron dos operaciones de más de 100 millones de euros (Barberino Designer Outlet y el centro comercial Centro Rondo en Monza), mientras que Alemania, con nueve, fue el mercado más activo por número de operaciones en el primer trimestre. La inversión en Europa central y oriental se moderó mucho, debido en parte a la falta de inversores nacionales en estos mercados.

Los centros comerciales fueron el objetivo principal de los inversores, pero sólo representaron algo más de un tercio del volumen total de operaciones —frente al 55% de 2008— en respuesta a la falta de producto prime en el mercado y la dificultad de reunir el capital necesario para financiar las operaciones más grandes. Sin embargo, los centros comerciales con marcados rasgos defensivos en cuanto a ubicación, tamaño, condiciones de alquiler y calidad siguen siendo objetivo prioritario para los inversores en 2009. Los centros con tiendas de fábrica, que protagonizaron el 26% del volumen de operaciones, también fueron un objetivo claro en el primer trimestre. En este sentido, Henderson y Neinver consolidaron sus carteras de este tipo de activos.

En el Reino Unido, el volumen de operaciones se situó en 1.300 millones de euros en el primer trimestre, un 54% más que en el cuarto trimestre de 2008, si bien la venta de una participación del 50% en el centro comercial Meadowhall supuso casi la mitad (48%) de esa cifra. El interés de los inversores por el Reino Unido está aumentando tras una fuerte subida de las rentabilidades, pero esta reevaluación de los precios no refleja la creciente preocupación que suscita el aumento de las tasas de disponibilidad incluso en ubicaciones prime.

Volviendo a Europa continental, Jeremy Eddy concluyó: “Esperamos que conforme avance el año se vayan acercando las posturas de compradores y vendedores y el mercado se mueva hacia el valor razonable, lo que hará que se cierren operaciones. Dos grandes impulsores de esta tendencia serán la materialización de los descensos de valoración y las restricciones de liquidez del sector bancario”.