Inmodiario

Uno de los sectores económicos que se ha visto más afectado por la pandemia del Covid-19 en España ha sido el de la construcción. Según datos del INE del mes de abril, 401 empresas fueron liquidadas. 68 de estas compañías (el 17%) pertenecía al sector de la construcción. Este sector solo ha sido superado en número de empresas cerradas por el Comercio, con 80 empresas liquidadas el pasado mes de abril (un 20%).

Además según un estudio de Pouey International en el que ha analizado a 201 empresas del sector de la construcción en España, un 11% de las mismas se pueden considerar morosas.

Parón económico

Pierre Lemarquier, Director de Operaciones de Pouey International explica que "el sector de la construcción está pasando por problemas financieros derivados del parón de la economía y de la reducción de la cartera de pedidos".

"Permitir que las empresas de construcción que se encontraban realizando obras quiebren, implica altos costes para reanudar las obras y mayores retrasos en su culminación", comenta Lemarquier.

Además, en el mes de mayo, cuando se levantaron muchas de las restricciones ligadas al Covid-19, la situación no mejoró. En concreto, el indicador de clima de la construcción (ICC) se sitúo en -39,4 puntos, un retroceso de 8,3 puntos respecto del mes de abril. La caída es generalizada en los tres subsectores que integran el sector: construcción de edificios (-47,3 puntos), actividades especializadas (-41,5 puntos) y obra civil (-29,9 puntos).

Gestión del riesgo

En tiempos de incertidumbre económica como la actual, la gestión del riesgo en las operaciones comerciales es esencial. Una correcta gestión del riesgo con clientes es fundamental para garantizar la tranquilidad y el equilibrio de las compañías. No importa el tamaño de la empresa ni el sector de actividad al que pertenece. Tanto si se dispone de un negocio local como si se trata de una gran compañía dedicada a las importaciones o las exportaciones, dar respuesta a la pregunta inicial pasa por aliarse con la mejor de las aseguradoras. Esa que sea capaz de valorar la solvencia de los clientes y proveedores, y de anticipar el posible riesgo que conllevaría trabajar con ellos

En este sentido, desde Pouey International, empresa de origen francés creada en 1884, líder en información comercial y financiera con valor añadido, ofrecen soluciones para ayudar a las empresas del sector de la construcción a mejorar su situación financiera.

Los 3 pilares para la gestión del riesgo cliente son la información, la garantía financiera y la gestión de impagados.

"Cada línea de negocio tiene una importancia en sí misma como una cadena Order to Cash y estas 3 líneas se complementan a la hora de anticipar el riesgo", explica Lemarquier.

Informes comerciales

El primer pilar es suministrar informes comerciales y financieros de empresas a los clientes que quieran operar con ellas para medir el nivel de riesgo.

Lemarquier explica que "no solo nos basamos en nuestras propias investigaciones a través de 950 asesores que actualizan la información diariamente sino también consultamos informes oficiales e información de organismos públicos ya que estamos autorizados a consultar estos documentos".

Garantía financiera

Pero este no es el único servicio de valor añadido que ofrece Pouey International a las compañías del sector de la construcción. Con la plataforma Finquietis, una alternativa al sistema bancario, las empresas que lo deseen pueden descontar las facturas con inversores que disponen de liquidez. Esta solución funciona como un factoring sin recurso más ágil, ya que permite financiar caso por caso las facturas que se necesiten, y solo esas. Así las empresas pueden utilizar el mecanismo de cesión de créditos para optimizar sus flujos de caja. Finquietis recibirá por anticipado los fondos de los inversores y los transferirá a las empresas vendedoras. También se encargará de cobrar y de realizar las gestiones de cobro de facturas. La plataforma cuenta con la autorización del Banco de España para gestionar los fondos como Entidad de Pago Híbrida.

Lemarquier explica que "adelantamos el pago de facturas con los clientes, una por una según necesidades de tesorería, asegurado con la solución Serenitas (cobertura ante el riesgo de impago). Aquí caben tanto el seguro de crédito (Serenitas) como el adelanto de facturas (Finquietis)".

Gestión de impagados

Y la tercera línea de negocio optimiza el cobro de deudas impagadas, devueltas o pendientes de pago fuera vencimiento.

"Nuestra tercera línea de negocio tiene que ver con los impagos, intervenimos para recuperar la deuda con una red propia de agentes internacionales que actúan vía amistosa o si cabe a través de procedimientos judiciales", comenta Lemarquier.

La compañía cuenta ya con importantes clientes en el sector de la construcción como BigMat, FCC o Pamesa.