Inmodiario

El confort en el hogar, junto con la terraza y el jardín, son las variables que cobran más importancia tras el confinamiento.

El ahorro energético y la protección del medio ambiente, aspectos por los que estarían dispuestos a pagar más.

Casi la mitad de los españoles desea cambiarse de casa (40%), aunque no todos están en disposición de hacerlo: en los próximos 12 meses, únicamente un 8% está seguro de que sí lo hará y un 12% probablemente lo hará. Un 23% querría cambiarse de vivienda, pero no lo va a hacer, y una minoría del 2%, aunque no quiere cambiarse de casa, lo hará "forzado". Así se desprende del estudio 'Tendencias en residencial', publicado por Uponor y elaborado el pasado mes de julio por Grupo Análisis e Investigación.

El perfil más común de demandante de vivienda es menor de 45 años, vive en una casa de menos de 70 metros cuadrados y en régimen de alquiler. La variable que más influye en el cambio de vivienda es el tamaño de la misma, ya que, a menos metros cuadrados, mayor es la intención de cambio, sobre todo si se trata de alquiler. Por otra parte, la intención de cambio disminuye a medida que aumenta la edad: solo el 26% de los mayores de 65 años desean cambiarse de casa, y son precisamente las mujeres en un 32% de las que se encuentran en este rango de edad, las que estarían más dispuestas a cambiar, siendo los hombres más inmovilistas a la hora de mudarse, según las conclusiones que arroja el estudio de Uponor.

Terraza, jardín... y el confort en el hogar

A su nueva casa los encuestados le piden que tenga terraza, jardín, más metros cuadrados, pero también que sea más confortable, tal y como refleja la encuesta realizada tras los meses de confinamiento por COVID-19 en nuestro país. A la hora de definir los factores que influyen en que un hogar sea confortable, los encuestados apuntan al sistema de climatización, que junto a la tranquilidad de la zona y a la iluminación natural es uno de los tres elementos que más peso tiene. La importancia de la climatización para el confort de la vivienda aumenta con la edad, según se recoge del estudio de Uponor.

Pagar más por cuidar el medio ambiente y ahorrar energía

El ahorro energético y la protección del medio ambiente son dos aspectos por los que los encuestados estarían dispuestos a pagar a la hora de cambiarse de vivienda. Concretamente, seis de cada diez pagarían por un sistema de climatización que consuma menos y que permita un ahorro de energía del 25%, y más de la mitad por un sistema de climatización que emita menos CO2 a la atmósfera y, por tanto, tenga un mejor impacto en el medio ambiente.

Menor de 45 años y en régimen de alquiler en una vivienda de menos de 70 metros cuadrados es el perfil de quienes de forma mayoritaria desean cambiar.

Es relevante también el dato de que prácticamente dos tercios de los españoles (64%) prefieren una vivienda con suelo radiante como sistema de calefacción y refrigeración de máxima eficacia y eficiencia energética. Por otra parte, cerca de la mitad tiene intención de realizar alguna reforma o mejora, entre las que destacan las relacionadas con la cocina y el baño. Esta cifra se incrementa hasta prácticamente el 60% en aquellos que viven en chalets.

Y si bien el teletrabajo ha sido uno de los grandes cambios que ha impreso el coronavirus en nuestras vidas, solo uno de cada diez demanda un espacio para poder trabajar en su nueva vivienda.

Qué valoran en una vivienda

Además del mencionado confort, hay otros dos factores de gran importancia en una vivienda: el agua y la energía. Concretamente, los encuestados valoran la importancia de la seguridad frente a averías de tubería y fugas de agua (88%), seguida de la eficiencia y el ahorro energético (87%), la calidad y pureza del agua (84%) y la posibilidad de reducir su consumo (80%).

Por otra parte, al ser preguntados por las alternativas que pueden hacer su hogar más atractivo valoran muy positivamente los sistemas de climatización que supongan un ahorro de energía, que eviten la proliferación de ácaros y bacterias, que emitan menos CO2 al ambiente y que cuenten con un sistema de alerta de fugas de agua, en mayor medida.

Las preferencias varían con la edad

Entre los más jóvenes se demanda en mayor medida una vivienda bien ubicada, donde se pueda trabajar, que tenga buena iluminación y pagar menos. Entre los de 35-44 años se busca una vivienda con mayor superficie y jardín. Por último, entre los mayores de 64 años se prefiere una vivienda más pequeña, que sea más nueva o esté en mejor estado y que disponga de ascensor.

El perfil de la vivienda en España

Según el estudio planteado por Uponor, la vivienda tipo en España es un piso, en propiedad, de algo más de 100 metros cuadrados. Entre los encuestados más jóvenes se incrementa la presencia de pisos en alquiler, llegando a suponer prácticamente el 40% entre los menores de 35 años. Con casi 174 metros cuadrados, la superficie media de las casas y chalets es el doble que la de los pisos.

El 54% de los españoles reside en su vivienda desde hace, al menos, una década, aunque la cifra desciende significativamente entre los alquilados. Lo más habitual es que la residencia esté ubicada en un barrio dentro del municipio, especialmente si se trata de un piso.

Metodología de la investigación

Para la elaboración del estudio 'Tendencias en la construcción' presentado por Uponor se realizaron 1.000 entrevistas online de ámbito nacional con metodología CAWI, en julio de 2020. Se llevó a cabo entre una población mayor de 18 años con capacidad para decidir sobre el cambio de vivienda de la unidad familiar, con una distribución proporcional por sexo y edad y por comunidades autónomas y tamaño de hábitat. El error muestral es de ±3,15% para el total de la muestra bajo el supuesto de máxima heterogeneidad del universo de estudio (P=Q=50%) y de muestreo aleatorio simple, y con un nivel de confianza del 95,5%.