Inmodiario

Las compraventas de viviendas en Catalunya alcanzaron las 12.973 operaciones, lo que supuso una caída del 36,92% interanual en el segundo trimestre y un 35,88% intertrimestral debido a los dos meses de parón. La provincia de Barcelona acaparó el 68,3% del total de las operaciones inmobiliarias, seguida de Tarragona (13,42%), Girona (13,37%) y Lleida (4,91%).

El peso de los extranjeros en las compraventas de Catalunya fue del 12,33% en el segundo trimestre, lo que supone un ligero descenso trimestral pero un aumento interanual respecto al 11,82% del total acaparado en el segundo trimestre del año pasado. Franceses (21,46%), chinos (7,73%) y marroquíes (7,28%) fueron las nacionalidades más destacadas.

El coronavirus apenas afecta por el momento a unos precios en fase de estabilización: el precio medio de una vivienda en Catalunya fue de 200.383EUR (2.224 EUR/m2), un incremento interanual del 3,19% del precio del metro cuadrado. Por provincias, Barcelona es la que registra un precio medio por vivienda más elevado con 230.020 EUR, seguida de Girona (172.181 EUR), Tarragona (119.803 EUR) y Lleida (106.810 EUR).

La Asociación de Agentes Inmobiliarios de Catalunya (AIC) y el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (COAPI) de Barcelona han presentado hoy su estudio trimestral para dar a conocer cómo ha afectado la crisis de la COVID-19 en el segundo trimestre del año a las compraventas inmobiliarias, el precio de la vivienda y a otros indicadores decisivos para la evolución del mercado inmobiliario de Catalunya. A lo largo de la comparecencia digital se han analizado al detalle los datos ofrecidos en exclusiva por el Colegio de Registradores a los API sobre el mercado autonómico catalán.

Las compraventas de viviendas en Catalunya alcanzaron las 12.973 operaciones, lo que supuso una caída del 36,92% interanual en el segundo trimestre y un 35,88% intertrimestral debido a los dos meses de inactividad debido al estado de alarma. La provincia de Barcelona acaparó el 68,3% del total de las operaciones inmobiliarias, seguida de Tarragona (13,42%), Girona (13,37%) y Lleida (4,91%). Este intenso ajuste del número de compraventas, cerca de mínimos, refleja importantes descensos trimestrales en vivienda nueva y usada motivados por el cierre del mercado durante buena parte del trimestre.

Por capitales, Barcelona registró una caída del 41,97% interanual y del 32,91% respecto al primer trimestre de este mismo año. Y es que la capital catalana registró 2.179 compraventas en el segundo trimestre, un ajuste notable tras haber estado en niveles relativamente estables por encima de las 3.000 operaciones trimestrales. Girona experimentó correcciones similares, con una caída interanual en las compraventas del 45,39% y una caída respecto al primer trimestre del 38,75%, bajando hasta las 166 operaciones desde las alrededor de 300 que se venían produciendo en trimestres anteriores. En Tarragona el descenso interanual fue del 46,7%, el más acusado de las cuatro capitales de provincia, y del 39,11% respecto al primer trimestre, registrándose un total de 218 operaciones entre abril y junio y lejos de las 400 que se registraban en anteriores trimestres. Por último, en Lleida la caída fue del 34,98% interanual y del 41,19% respecto al trimestre anterior, cerrándose 197 operaciones y claramente por debajo de las más de 300 compraventas de trimestres previos.

El peso de los extranjeros en las operaciones inmobiliarias producidas en el mercado catalán fue del 12,33% del total de las compraventas producidas en el segundo trimestre, lo que supone un ligero descenso trimestral pero un aumento interanual respecto al 11,82% del total acaparado en el segundo trimestre del año pasado. Franceses (21,46%), chinos (7,73%) y marroquíes (7,28%) fueron las nacionalidades más destacadas. Por provincias, el peso del comprador internacional sigue siendo especialmente protagonista en Girona (22,19%), seguida de Tarragona (12,32%), Lleida (10,56%) y Barcelona (9,06%).

El coronavirus apenas afecta por el momento a unos precios en fase de estabilización

En cuanto a la evolución de los precios, el informe de los API de Catalunya muestra un precio medio de una vivienda de 200.383EUR (2.224 EUR/m2), una cifra que afianza al alza la estabilización de este indicador, que arroja un incremento interanual del 3,19% y del 1,17% intertrimestral, respectivamente, del precio del metro cuadrado. Por provincias, Barcelona es la que registra un precio medio por vivienda más elevado con 230.020 EUR (348.707 EUR en Barcelona capital), seguida de la provincia de Girona, con 172.181 EUR por vivienda (179.357 EUR en Girona capital); Tarragona, con 119.803 EUR (119.227 EUR en Tarragona capital), y Lleida, con 106.810 EUR por vivienda (110.476 EUR en Lleida capital).

A nivel provincial, Barcelona sigue siendo la que registra precios más altos con una media de 2.555 EUR/m2, lo que supone un aumento interanual del 3,98%. Le siguen Girona, con un precio medio de 1.860 EUR/m2 (+0,47% interanual), Tarragona, con un precio medio de 1.390 EUR/m2 (+1,37% interanual); y Lleida, con un precio medio de 1.122 EUR/m2 (+8,29% interanual). Por capitales de provincia, en Barcelona se ha registrado un precio medio de 4.109 EUR/m2 durante el segundo trimestre (-1,22% interanual), seguida de Girona, con un precio medio de 2.001 EUR/m2 (+7.83% interanual); Tarragona, con un precio medio de 1.354 EUR/m2 (+1,82% interanual); y Lleida, con un precio medio de 1.172 EUR/m2 (+21,14% interanual).

El análisis del precio por metro cuadrado en función de la superficie de la vivienda puede contemplarse en el siguiente gráfico:

La presentación del estudio, todo un éxito de participación y contenido inmobiliario

El evento digital ha contado con una buena representación de las diferentes partes implicadas en la materia. Así pues, han asistido de manera digital Gerard Duelo, presidente de la AIC y del COAPI de Barcelona; Luis Fabra, CEO de Gamerin, economista y presentador del estudio; Vicenç Hernández Reche, CEO de Tecnotramit y tesorero de la AIC; y Anna Puigdevall, gerente de la AIC y moderadora del webinar.

Gerard Duelo ha querido agradecer a los asistentes su participación y ha celebrado el "poder disponer de datos reales y fidedignamente analizados por expertos para poder analizar la realidad de la mejor manera". Duelo ha querido subrayar "la importancia de que los datos tengan la máxima vigencia y actualidad posible para tener información de primera mano de cómo el sector inmobiliario convive con la pandemia", y ha aprovechado para recordar que "esto no ha acabado, y es muy importante que sigamos trabajando mucho y siguiendo las medidas de seguridad para prevenir nuevas olas de contagios que dificulten la recuperación económica".

Luis Fabra, CEO de Gamerin y economista, ha presentado el estudio que él mismo ha elaborado con los datos ofrecidos por el Colegio de Registradores y ha destacado que "si bien durante buena parte del segundo trimestre no se pudieron realizar compraventas, la dinámica del mercado era muy favorable hasta el inicio de la crisis, por lo que los descensos en indicadores como el número de operaciones y los precios son coyunturales". El experto ha invitado al optimismo y ha hecho énfasis en no caer en cifras catastrofistas que sean ajenas al comportamiento real del mercado de la oferta y la demanda.

Por último, Vicenç Hernández Reche, CEO de Tecnotramit y tesorero de la AIC, también ha intervenido en la presentación digital del informe en calidad de experto y ha puesto el foco en los aspectos macroeconómicos que envuelven a esta crisis global: "La estabilidad económica y política, el acceso a la financiación, los signos de recuperación de los últimos meses y minimizar riesgos que puedan ralentizar la recuperación, como eventuales rebrotes y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, así como incertidumbres como las elecciones americanas o el efecto Brexit, serán la clave de la recuperación. No estamos en un cambio de ciclo sino en un shock de impacto". En cuanto al sector inmobiliario, Hernández Reche prevé que la demanda inmobiliaria "retrase su decisión de compra entre 6 y 12 meses mientras que la oferta, debido a la crisis, estará expuesta a bajadas de precios, unos ajustes que serán asimétricos en función de la zona y las características del inmueble".