Inmodiario

En los últimos diez años la edad de emancipación ha aumentado levemente. Si antes del 2000 los españoles se iban de casa a los casi 23 años de media, hoy rozan los 25, según un estudio realizado por pisos.com por su décimo aniversario. De esta forma, la edad de emancipación se ha retrasado, de media, dos años entre millennials y baby boomers. Según el Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud en España, la tasa actual de emancipación de población joven es del 19,4%, un -2,28% menos que el último año.

El portal inmobiliario ha centrado el foco en la emancipación de los españoles: cuándo se fueron de casa, qué edad tenían y por qué tomaron esa decisión, con quién se fueron y qué régimen de tenencia les resultó más atractivo, entre otras cuestiones. Así, se ha analizado la visión y situación actual de los hombres y mujeres de dos generaciones: los millennials, que representan cerca del 30% de la población, con más de 12,5 millones de españoles; y los baby boomers, que son el 18%, más de 8,3 millones3.

El empleo ayuda a que el 25,9% de los millennials abandonen la casa familiar

Las diferencias generacionales se acentúan cuando hablamos de la emancipación. Antes del año 2000, la mayoría de los baby boomers que abandonaron su casa lo hacían porque habían contraído matrimonio (48%), por estudios (16,2%) o por trabajo (15,1%). En cambio, a partir del 2000, las razones laborales (25,9%), el anhelo de libertad (24,7%) o el deseo de convivir con la pareja (21,3%) fueron los auténticos promotores de la independencia de los millennials.

En opinión de Ferran Font, director de Estudios de pisos.com, "la brecha entre padres e hijos está marcada por el cambio que ha experimentado el entorno laboral, pero también por la transformación que han sufrido los valores". En este sentido, Font apunta que "la creación de hogares durante la época de los baby boomers estaba muy ligada a la formación de una familia". El portavoz del portal inmobiliario comenta que "hoy en día, el retraso en la emancipación se traslada a la natalidad, y acceder a una vivienda por primera vez tiene un componente más marcado de movilidad laboral o estudiantil".

Lo cierto es que, para la primera vez, el régimen favorito siempre ha sido el alquiler: el 51,5% de los mayores de 55 años eligió esta opción en su día y hoy, el 65,2% de los más jóvenes opta por esta vía. Sin embargo, la hipoteca ha pasado del 28,5% antes del 2000 al 15,9% a partir de ese año. Aunque el precio del alquiler ha subido un 25% entre 2009 y 2019, según pisos.com, este régimen ha consolidado su posición con el paso de los años. Por su parte, el precio de venta todavía marca un -10% de distancia frente a hace una década.

En general, los que optaron por el alquiler lo hicieron compartiendo el pago de la mensualidad con otros inquilinos (65,7%), pero los millennials son los grandes protagonistas de esta tendencia. Mientras que la gran mayoría de ellos (71,6%) eligió el alquiler compartido para independizarse por primera vez, los mayores de 55 se decantaron por el alquiler en solitario (63,3%).

Las mujeres se independizan antes que los hombres

Atendiendo al sexo, la mayoría de ellas (15,8%) se fue de casa con 25 años, mientras que ellos (14,7%) rondaban los 27. Las grandes diferencian llegan en el apartado sobre los motivos que les llevaron a abandonar su casa. Antes del 2000, el 60% de las mujeres se emancipaba a raíz del matrimonio. Sin embargo, solo el 36% de ellos alegaba el mismo motivo. Asimismo, el 29% de ellas (vs. 20% de ellos) lo hicieron por motivos laborales, mientras que el 27% (vs.

5%) se fueron para estudiar. En cambio, después del 2000, ellas se emancipan por anhelo de libertad (28%), ganas de vivir con su pareja (28%) y estudios (22%), mientras ellos alegan motivos laborales (36%), independencia (21%) y estudios (15%).