Inmodiario

La ciudad de Barcelona se sitúa en el puesto 14ª del Índice "Dynamic Cities" 2019 elaborado por Savills IM, el gestor internacional de inversiones inmobiliarias. De este modo, escala siete posiciones respecto a la situación que ocupaba el año anterior. Por su parte, Madrid mantiene el vigésimo lugar en el ranking. Ambas ciudades destacan por la puntuación que han obtenido dentro de la categoría de "Inclusión", que analiza la capacidad para promover la diversidad entre sus ciudadanos.

El índice clasifica a las ciudades europeas que albergan el mejor potencial de inversión a largo plazo en inmuebles terciarios (en inglés, CRE, commercial real estate). El análisis que acompaña al índice destaca la solidez económica de las diez principales ciudades, que registraron un crecimiento del PIB del 70% entre 1998 y 2018, frente al 39% de los 28 países de la UE (UE-28). Además, según Oxford Economics, los niveles de empleo en las diez principales ciudades durante este periodo se incrementaron un 31%, frente al 15% en los 28 Estados miembros.

En comparación con el resto de mercados europeos en los que existe potencial de inversión, las ciudades que ocupan las diez primeras posiciones de la clasificación registraron el mayor crecimiento de las rentabilidades totales para activos prime en los tres segmentos del inmobiliario terciario ?oficinas, logístico y locales en calle?.

El índice "Dynamic Cities" de Savills IM analiza y clasifica 130 ciudades europeas en seis categorías y destaca aquellas con capacidad para atraer y retener talento, promover la innovación e incrementar la productividad, lo que fomenta el crecimiento de la población y la riqueza que impulsa el éxito de los mercados inmobiliarios terciarios.

El índice prevé que todos los segmentos se beneficiarán de estas características a largo plazo: el incremento de los niveles de empleo contribuirá a impulsar el sector de oficinas, la creación de riqueza beneficiará al sector retail y el crecimiento meteórico del comercio electrónico fomentará la demanda de activos logísticos.

En palabras de Fernando Ramírez de Haro, director general de Savills IM para España y Portugal: "Los resultados obtenidos por Madrid y Barcelona en el índice "Dynamic Cities" ponen de manifiesto una realidad que no ha pasado desapercibida para los inversores internacionales. El potencial que ofrece el mercado español actualmente es muy relevante en términos de competitividad en segmentos como el retail, oficinas, logística o residencial y creemos que en los próximos meses seguirá aumentando el volumen de transacciones y continuaremos con tasas de rentabilidad elevadas."

Por su parte, Andreas Trumpp, responsable de Estudios para Europa en Savills IM, comentó: "Dynamic Cities se centra en factores que resultan esenciales para los inversores. Estos factores apuntalan la capacidad de las ciudades para atraer y retener talento, promover la innovación e incrementar la productividad, lo que fomenta el crecimiento de la población y la riqueza que impulsa el éxito del mercado inmobiliario terciario.

El atractivo de una ciudad en términos de inversión inmobiliaria a largo plazo está principalmente relacionado con la predisposición de las personas para vivir, trabajar y realizar actividades de ocio en ella. No obstante, los factores modernos, como la tecnología disruptiva, el envejecimiento de la población, la urbanización y los retos medioambientales, conllevan que también resulte crucial identificar ubicaciones que resistirán al cambio".

Situación de las ciudades españolas tras recuperarse de la crisis financiera mundial

Este año, las dos principales ciudades españolas escalaron posiciones, lo que evidencia la recuperación del país tras la repercusión que la crisis financiera mundial conllevó para la economía española. De entre las 40 ciudades principales, Barcelona es una de las urbes que mayores progresos registra en el periodo 2018-2019, al subir siete puestos hasta situarse en 14.ª posición. Uno de los principales catalizadores de esta evolución fue su desempeño en la categoría de Inclusión, donde la ciudad obtuvo el tercer puesto en el ranking global, frente a la 13.ª posición alcanzada el año pasado. Madrid se mantuvo en el puesto 20.ª, impulsada por su posición entre las diez principales ciudades en la categoría de Inclusión.

Londres se mantiene en cabeza pese al brexit

Este año, la capital inglesa también ostenta el primer puesto en cinco de las seis categorías de la clasificación: Inspiración, Innovación, Inversión, Infraestructuras e Interconexión. Obtuvo el segundo puesto en términos de Inclusión, categoría liderada por Cambridge.

Si bien la incertidumbre relacionada con el brexit ha ensombrecido el futuro de Londres, el continuo atractivo que presenta la ciudad para las empresas y los residentes queda evidenciado en su sector tecnológico. Desde la votación en el referéndum de 2016, los primeros espadas del sector tecnológico ?Apple, Facebook y Google? han aprobado planes para establecer nuevas oficinas en Londres. Además, en 2018, Londres atrajo más profesionales tecnológicos internacionales que ninguna otra ciudad en el Viejo Continente, según el estudio de London & Partners. Su rica oferta cultural y sus numerosas cafeterías y parques, además de algunas destacadas remodelaciones, generan un entorno que resulta sumamente favorable para el sector inmobiliario terciario.

Las capitales de los países nórdicos se sitúan entre las 30 principales ciudades

La región nórdica sigue registrando un desempeño favorable. Todas las capitales nórdicas ?Estocolmo (10), Copenhague (15), Oslo (19) y Helsinki (27)? figuran entre las treinta principales ciudades este año. Todas lograron puntuaciones elevadas en «habitabilidad», una subcategoría de Inspiración relacionada con la satisfacción general percibida respecto de la vida en la ciudad. Ello, sumado a las elevadas puntuaciones en materia de seguridad y los reducidos niveles de contaminación, hacen que la gran calidad de vida en las ciudades nórdicas atraiga y retenga a profesionales, residentes, visitantes y empresas, lo cual resulta positivo para el desempeño de los inmuebles terciarios.