Inmodiario

Avanza Urbana ha presentado en el II Foro Inmobiliario Avanza Urbana Lab ¿Hacia dónde camina el sector? los resultados de su último estudio sobre el estado actual del sector inmobiliario y más concretamente sobre la obra nueva en València, reuniendo en esta ocasión y en jornada doble -23 y 24 de julio- a los representantes de las promotoras valencianas y de las promotoras de última generación. Hace una semana y en una jornada interna de trabajo de similares características, la compañía sentó alrededor de una mesa a representantes de entidades financieras con el objeto de abrir la reflexión y el debate sobre la situación de la industria inmobiliaria en Valencia.

En esta ocasión y durante más de dos horas, las empresas invitadas a las sesiones de trabajo interno extrajeron sus conclusiones sobre el contexto que vive el sector inmobiliario y lograron alcanzar una descripción de consenso sobre la situación.

Según los empresarios, el sector de la promoción inmobiliaria está viviendo un período de progresión. Tras la crisis el sector entró en una fase de reactivación paulatina a la que siguió un período de evolución al alza en la actividad, principalmente debido a la parálisis de los años anteriores. La carencia de oferta de los peores años de la crisis generó un aumento considerable de la actividad que ha desembocado, en la actualidad, en una fase de moderación y consolidación. Los representantes del sector creen que entramos en este momento en un panorama de aguas tranquilas que contribuirá a la estabilidad.

Los empresarios reunidos en este II Foro Inmobiliario de Avanza Urbana Lab han realizado una llamada unívoca. Según las empresas, en manos de la Administración y de los actores públicos y privados está solucionar uno de los grandes problemas que afecta ahora a la sociedad y que ni siquiera la reactivación del sector ha contribuido a arreglar: propiciar y facilitar el primer acceso a la vivienda a los más jóvenes. Este es un asunto, según los representantes de las promotoras, que debe analizarse en profundidad y cuya solución sólo puede venir de la reflexión y la acción conjunta entre todos los agentes públicos y privados implicados en el sector.

Respecto al estado de salud actual del sector y más concretamente a la radiografía sobre la actividad inmobiliaria, las empresas también están de acuerdo en cómo ha cambiado el paradigma de la vivienda en estos últimos años si la enfocamos como producto de consumo. En la actualidad el producto inmobiliario que actualmente se está poniendo en el mercado es un producto con unos estándares de calidad constructiva notablemente superior al que se conocía antes de la crisis y ello se debe, entre otras cosas, al cumplimiento de las exigencias del CTE. El Código Técnico de la Edificación (CTE) es el marco normativo de obligado cumplimiento para los edificios a efectos de seguridad y habitabilidad. Este código también se ocupa de la accesibilidad.

No obstante, hay más razones para explicar en el aumento considerable en la calidad del producto. Los empresarios coinciden en que los productores de vivienda, la industria, en definitiva, escuchan y tienen cada vez más en cuenta las necesidades de sus potenciales clientes para adecuar su oferta a la demanda existente en términos de calidades, espacios y envergaduras, distribuciones, usos y materiales.

Informe sobre el contexto inmobiliario en Valencia.

El informe elaborado por Avanza Urbana que ha sido debatido por el sector en este II Foro Inmobiliario indicaban una tendencia al alza en la construcción de obra nueva desde 2016 con un repunte en 2019. Actualmente, la capital del Turia tiene en oferta 6.314 viviendas de nueva construcción y del total de unidades previstas y 2.199 se encuentran en proceso de construcción. De las 6.314 unidades de obra nueva en València, el 42% está promovido por promotores de nueva generación, el 23% por promotores locales, un 21% por promotores nacionales y el 14% está en manos de cooperativas. 5.570 de esas viviendas son de renta libre y el resto es VPO.

En este caso, la vivienda protegida, los porcentajes de cuota de mercado se reparten de este modo: 43% promotoras de nueva generación, 22% de promotores locales, 21% de promotores nacionales y un 14% para cooperativas. En el caso de las 744 viviendas protegidas, los porcentajes indican que el 34% son promotores de nuevo cuño, un 29% de promotores locales, el 28% de promotores nacionales y un 9% de viviendas en régimen de cooperativa.

En cuanto a los PAI y desarrollos en curso -Patraix, Quatre Carreres, Malilla Norte, Moreras, Benicalap Norte, Turia Nova y Nou Campanar- el estudio de Avanza Urbana indica que concentran más de 8.500 viviendas de nueva construcción.

Si miramos en los futuros desarrollos urbanísticos de Valencia ciudad, Benimaclet, PAI Grao, PAI Cabañal, Parc Central y el Proyecto Acequia Mestalla concentrarán la construcción de 6.238 viviendas de obra nueva.

Tipología de vivienda en Valencia capital

El estudio también refleja las preferencias de los usuarios y compradores en cuanto al modelo de vivienda que requieren. El 52,6 % de las viviendas de obra nueva tienen 3 dormitorios. Le siguen las viviendas de 4 dormitorios (19,2%), 2 dormitorios (17,6%) y un dormitorio (3,9%).

En cuanto al tamaño, las viviendas de 4 dormitorios tienen una media de 132 m2, las de 3 dormitorios ocupan unos 112 m2, poco más de 80 m2 las de dos dormitorios y cerca de 46 m2 las de una habitación.