Inmodiario

El segmento retail siguió siendo protagonista con el 33% de las inversiones totales por encima del de oficinas (30%), el hotelero (23%) y el logístico (14%). El cuarto trimestre registró un total de 2.750 millones en inversiones registradas, un 10% interanual más.

En 2018 las inversiones en España cayeron un 7% respecto al 2017 pero superaron en un 1% los datos alcanzados en 2016. El mercado sigue dominado por los capitales privados, las SOCIMI, empresas nacionales e internacionales, family offices locales y fondos de inversión nacionales y extranjeros.

Las inversiones inmobiliarias terciarias en España cerraron 2018 con un total de 11.250 millones de euros registrados en volumen de inversión acumulada en activos inmobiliarios no residenciales. En comparativa interanual, las inversiones cayeron un 7% respecto a los 12.100 millones de euros anotados en 2017 pero superaron en un 1% los 11.134 millones alcanzados en 2016.

Por segmentos, durante el año 2018 el retail acaparó el 33% de las inversiones hasta los 3.712,5 millones de euros, por encima del de oficinas, el cual se quedó en el 30% (3.375 millones de euros). Por su parte, el segmento hotelero representó el 23% del mercado (2.587,5 millones de euros) y el logístico el 14% restante (1.575 millones de euros).

Si fijamos el análisis en el último trimestre del ejercicio, el cuarto trimestre del año acumuló un total de 2.750 millones en inversiones entre octubre y diciembre. Estas cifras representan un alza interanual del 10% respecto al mismo trimestre del 2017. No obstante, en comparativa intertrimestral (octubre-diciembre sobre julio-septiembre), el cuarto trimestre experimentó una caída en las inversiones en bienes raíces no residenciales del 27,6% respecto a los 3.800 millones de euros alcanzados en el tercer trimestre del año. Por segmentos, de octubre a diciembre el retail acumuló un total de 880 millones de euros (32%), seguido del de oficinas con 797,5 millones (29%), el hotelero con 742,5 millones (27%) y el logístico con 330 millones (12%).

Gerard Marcet, socio fundador de Laborde Marcet, hace balance e indica que "el 2018 ha sido un año de estabilización en el sector inmobiliario español. Tras un 2017 en el que se batieron récords en el volumen de inversiones inmobiliarias, era muy importante que el mercado siguiera registrando un comportamiento de equilibrio entre oferta y demanda con unos precios acordes a la capacidad financiera de los inversores y la calidad y características de los activos".

En este sentido, el mercado inmobiliario español sigue dominado por los capitales privados, las SOCIMI, empresas nacionales e internacionales y los family offices locales. Además, los fondos de inversión nacionales y extranjeros han ido ganando peso en el total del mercado por las oportunidades que éste presenta en cuanto a precios y rentabilidad de las operaciones.