Inmodiario

Alquilar una habitación en un piso compartido es una modalidad de acceso a la vivienda muy consolidada. Según el estudio realizado por www.pisos.com, a partir de los datos extraídos de www.pisocompartido.com, el portal líder en habitaciones de alquiler en España, la renta media nacional ha caído con respecto al pasado año un -2,30%, pasando de los 299,06 euros mensuales en 2017 a los 292,18 en 2018. Madrid y Barcelona capital aglutinan el 22,65% de la oferta, a la vez que concentran el 36,72% de la demanda. En cuestión de género, el 55,63% de los futuros inquilinos son chicas frente al 44,37% de chicos. El grupo de edad más numeroso es el que va de los 18 a los 25 años (51,01%), seguido del intervalo de entre 26 y 35 años (29,78%). Por su parte, los inquilinos de entre 36 y 45 años representan el 10,78% de la demanda y el de los que tienen entre 46 y 60 años el 6,36%. Por último, los mayores de 60 son el grupo más reducido: 2,07%.

Según el director de Estudios de pisos.com, Ferran Font, "el alquiler compartido viene determinado por un factor de concentración geográfica importante, dado que se trata de una fórmula estrechamente ligada a los estudiantes universitarios y a la fuerza laboral. En ambos casos, las grandes capitales son las que aglutinan la mayor oferta de universidades e instituciones de posgrado, así como de oficinas y otros centros de trabajo". En este sentido, el experto señala que "los pisos disponibles en estas localizaciones deben competir con el alquiler turístico". No obstante, "se está notando cierta movilidad de los inquilinos residenciales desde las urbes de primera línea hacia municipios cercanos a las mismas, lo que implica que las subidas en las rentas se vayan extendiendo del centro a la periferia".

El inquilino tipo es mujer de hasta 25 años que vive en una capital

Según el informe, el 38,87% de los pisos compartidos se distribuye entre las provincias de Madrid (16,79%), Barcelona (15,39%) y Valencia (6,69%). En el análisis por ciudades, cinco de ellas aglutinan el 36,24% de la oferta de pisos con habitaciones en alquiler: Madrid (11,39%), Barcelona (11,27%), Sevilla (4,92%), Valencia (4,42%) y Granada (4,25%). Respecto al reparto de la demanda, son las provincias de Madrid (22,73%), Barcelona (21,92%), Sevilla (6,96%), Valencia (5,08%), Málaga (4,62%), Granada (3,77%), Baleares (2,54%), Las Palmas (2,48%), A Coruña (2,36%) y Vizcaya (2,36%) las que aglutinan el 74,82% de los inquilinos que buscan habitación. La concentración vuelve a ser un fenómeno sobresaliente en las principales capitales de provincia, puesto que Madrid (19,08%), Barcelona (17,64%), Sevilla (6,49%), Valencia (4,41%), Málaga (3,64%), Granada (3,55%), Las Palmas de Gran Canaria (2,05%), Palma de Mallorca (1,71%), Bilbao (1,70%) y A Coruña (1,48%) abarcan el 61,74% de la demanda que busca online el piso compartido perfecto.

Al tomar como referencia las diez provincias con mayor concentración de demanda y analizar el reparto de la misma en función del sexo, se corrobora la superioridad del género femenino en todas ellas. Granada ha sido la provincia con más chicas (60,26%) y menos chicos (39,74%), mientras que Las Palmas arroja la menor cantidad de demanda femenina (50,69%) y la mayor de masculina (49,31%). Respecto a la edad de los inquilinos en las diez provincias con más demanda, el tramo de edad dominante es el que va de los 18 a los 25 años. El máximo y el mínimo en el grupo de los más jóvenes se localizan en Granada (66,11%) y en Baleares (34,02%). Los inquilinos con más de 60 años alcanzan su mayor representación en Vizcaya (3,56%), mientras que en Barcelona (1,36%) es donde su presencia es más escasa.

Barcelona es la capital más cara para compartir y Zamora la más barata

La capital de provincia en la que resulta más caro compartir piso es Barcelona (430 €/mes), seguida por Madrid (385,37 €/mes), Donostia-San Sebastián (382,08 €/mes), Palma de Mallorca (379,31 €/mes) y Bilbao (339,41 €/mes). En cuanto a las más baratas, el listado está encabezado por Zamora (152,23 €/mes), teniendo por detrás a Cáceres (152,30 €/mes), Jaén (159,88 €/mes), Badajoz (160,25 €/mes) y Ciudad Real (161,83 €/mes).

El equipamiento de los pisos compartidos no es tan completo como el año pasado. Si en 2017 un 93,30% indicaba tener lavadora, un 81,37% contaba con televisión y un 26,43% tenía teléfono, en 2018 la lavadora solo está presente en el 53,64% de la oferta, la televisión en el 45,92% y el teléfono en el 8,14%. También llama la atención que la presencia de Internet haya caído del 79,59% al 45,61%. El extra con mayor presencia es el ascensor (61,53%). El electrodoméstico con menor presencia es la secadora (6,84%), mientras que el servicio comunitario más escaso es el gimnasio (0,52%).

Las habitaciones amuebladas suponen el 97,80% de la muestra y la calefacción está presente en el 59,25% de las mismas. A la hora de buscar compañeros de piso, el 82,81% de los anuncios publicados no especifica preferencia de género. Los pisos que solo aceptan chicas han pasado del 23,40% en 2017 al 15,05% en 2018, y los que solo aceptan chicos del 3,32% al 2,14%. En cuanto a las parejas, bajan del 12,93% al 7,36%. Las mascotas son bienvenidas en el 10,42% de los pisos, mientras que los fumadores tienen vetada la entrada en el 26,08%.