Inmodiario

El volumen de inversión inmobiliaria en Europa alcanzó los 234.000 millones de euros en 2017, un 7% más frente al año anterior, según datos de la consultora internacional Savills Aguirre Newman. Austria, con un incremento del 74%, fue el mercado que experimentó un mayor crecimiento en la inversión, seguido de Rumanía (+54%), los Países Bajos (+46%) y Dinamarca (+32%), según su último informe de Inversión en Europa. En España, el volumen de inversión se situó en los 9.200 millones de euros, un 9% más respecto al año anterior.

A nivel europeo, la inversión transfronteriza representó el 50% de la actividad en el pasado ejercicio, frente al 44% que supuso en el año anterior, con los inversores asiáticos como los más activos en Europa. Sin embargo, sin tener en cuenta a Reino Unido, los inversores de Estados Unidos son los responsables de las principales operaciones en Europa Continental, con una cuota de mercado del 9%. Los inversores domésticos fueron más activos en localizar ubicaciones secundarias, con retornos más favorables. En cuanto a inversión transfronteriza en España, en 2017 representó el 65% del total, frente al 56% del año 2016. El volumen transaccionado por inversores internacionales, poco más de 6.000 millones, supuso un 21% más que en 2016. Por origen de los inversores, los europeos concentraron casi el 50% (47%) del capital transfronterizo, seguido de EEUU con el 41%. En cuanto a incremento, destaca el aumento de actividad de Asia/Pacífico y Oriente Medio que multiplican casi por diez y por cuatro, respectivamente, los niveles registrados en 2016, y EEUU, que incrementa un 31% el volumen transaccionado en España.

Marcus Lemli, responsable de Inversión Europea en Savills, señala que "la tendencia del capital foráneo de buscar activos de alto valor se mantendrá en 2018, por lo que esperamos ver a más inversores asiáticos procedentes de Londres para competir por activos en Europa continental. Además, anticipamos que los inversores 'oportunistas' se trasladarán cada vez más a ciudades y ubicaciones secundarias en busca de producto, lo que provocará un aumento de los precios y de yields. En particular, esperamos que los volúmenes de inversión aumenten rápidamente en ciudades secundarias, como Manchester, Rotterdam y Dusseldorf, y en los mercados de oficinas periféricos en Frankfurt y Praga".

A pesar de los elevados precios y de un rendimiento medio de yields en mínimos históricos del 3,9%, comparado con un rendimiento medio del 4,6% durante los últimos cinco años, el segmento de oficinas se mantiene como el principal activo de inversión, según apunta Savills. Este segmento concentró el 46% del volumen total de inversión inmobiliaria en 2016. Sin embargo, los inversores "value-add" se han dirigido al sector industrial, que ha experimentado el mayor aumento de la demanda en los últimos 12 meses. Este segmento representó el 15% del volumen total de inversión europea el pasado año, frente el 11% de 2016 y el 9% en 2015, y alcanzó los 65.900 millones de euros en 2017, con una mejora del 23%.

Alice Marwick, analista del departamento de Research Europa en Savills, añade que "las perspectivas para 2018 en Europa son positivas, con un crecimiento respaldado por una política monetaria acomodaticia, mejora de los mercados laborales y sentimiento positivo por parte del consumidor. En un momento en el que nos aproximamos al final de este ciclo, los inversores inmobiliarios se centran ahora en aspectos más estructurales que cíclicos, que permitan obtener un flujo de ingresos a largo plazo, hecho que beneficiará a los sectores logístico, residencial y de inversiones alternativas. Las rentabilidades prime deberían estabilizarse y mantenerse en niveles históricamente bajos, en un contexto en el que los tipos de interés permanecen bajos".