Canal de Contenidos Century 21

PATROCINA
Inmodiario

Las condiciones para la concesión de crédito hipotecario se facilitan, dada la situación de bajos tipos y abundante liquidez para el sistema financiero, siendo con mucha diferencia la principal forma de financiación para la adquisición de vivienda por particulares.

Esta es una de las conclusiones del Informe de Evolución y Perspectivas de Crédito Hipotecario en España 2017, que hoy han dado a conocer sus autores, la tasadora Euroval y su Instituto de Análisis Inmobiliario. Este estudio sobre la situación actual del mercado hipotecario en España, pretende "dar un repaso" al papel reciente de la financiación en el mercado de la vivienda, tras las vicisitudes que ha sufrido el sector.

La demanda de préstamos para compra de vivienda continúa aumentando de forma sostenida; la financiación alternativa, según datos del Banco Central Europeo, sigue sin considerarse una competencia importante; y las peticiones de crédito que se formulan, se realizan generalmente de forma reflexiva y con conocimiento por parte del cliente de la posición del banco al respecto, por lo que son generalmente atendidas.

A pesar de la rigidez en las exigencias regulatorias, las condiciones para la concesión de crédito hipotecario se flexibilizan, en buena medida por la competencia existente entre las entidades. La caída en el importe del préstamo, con unas cuantías medias que han pasado de los 165.000€ en 2007 a los 106.000€ en 2017, un 35% menos, se deben principalmente a la bajada del precio de la vivienda acompañada de los menores porcentajes de concesiones de crédito sobre la tasación del inmueble, destacando una vez más la importancia de la valoración del inmueble como garantía del préstamo.

Otro de los principales datos del Informe de Euroval, es el porcentaje de compraventa de vivienda financiada con préstamos hipotecarios, apreciándose una sostenida recuperación que actualmente alcanza porcentajes del 50% de las viviendas adquiridas, unas 200.000, y que se aleja del 27% alcanzado en 2013. Esto era debido principalmente al retraimiento de la financiación, con lo que las poquísimas operaciones de compraventa registradas en ese año se hacían con liquidez por el comprador. Sin embargo, el porcentaje actual de vivienda financiada todavía dista del 65% alcanzado en 2007, con un mercado en máximos, que supuso 1.200.000 viviendas financiadas.