Inmodiario

El resumen del último Flash Inmobiliario del BBVA insiste en señalar que los precios de la vivienda se estabilizaron en 2014 y comenzaron a presentar tímidas revalorizaciones en las comunidades autónomas más expuestas al turismo. Y que, en enero las ventas de vivienda aflojaron ligeramente, evolución que se explica por factores estacionales.

En ese mes se vendieron 21.320 viviendas, según los últimos datos de los notarios. Tras corregir la estacionalidad propia del mes, se observa cómo las ventas mantuvieron la tendencia de crecimiento que vienen mostrando desde hace unos meses, si bien, el incremento de las operaciones, del 2,4% respecto a las del pasado mes de diciembre, fue algo más moderado.

Al mismo tiempo, la actividad hipotecaria volvió a crecer en términos interanuales en enero. Así, tanto el número de nuevas operaciones como el volumen de crédito asociado a las mismas crecieron respecto al primer mes del año anterior.

El empleo, uno de los principales fundamentos de la demanda residencial, continúa evolucionando al alza. Así, durante el mes de febrero la afiliación a la seguridad social registró un nuevo crecimiento, al tiempo que el desempleo registrado volvió a reducirse.

Por su parte, las expectativas de los consumidores sobre la evolución futura de la economía volvieron a recuperarse y se sitúan en niveles históricamente elevados. Todo ello en un contexto en el que prosigue la recuperación de la renta bruta disponible de los hogares: en el último trimestre del pasado año, el aumento de las rentas de propiedad y de la remuneración de asalariados propició el aumento de la riqueza de los hogares en un 3,5% interanual.

Las directrices de la política monetaria continúan favoreciendo la reducción del coste de la financiación. De este modo, en enero el tipo de interés hipotecario asociado a nuevas operaciones de compraventa volvió a descender hasta situarse en el 2,58%. Además, la nueva rebaja del Euribor 12 meses en el mes de febrero hasta el 0,255% apunta a recortes adicionales en los tipos hipotecarios en los próximos meses.

Los últimos datos de precios de la vivienda publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirman el proceso de estabilización de los precios residenciales que se ha dado durante 2014, y que también se ha reflejado por el resto de indicadores de precios, como los valores de tasación publicados por el Ministerio de Fomento. En concreto, en marzo el INE publicó los datos del Índice de Precios de la Vivienda correspondientes al último trimestre de 2014 y pudo corroborarse la tendencia marcada anteriormente por los datos de tasaciones del Ministerio de Fomento. Según el INE, el precio de la vivienda en el cuatro trimestre del año creció a una tasa interanual del 1,8%. Una vez corregida las variaciones estacionales el precio se mostró estable respecto al trimestre precedente. Con todo, durante 2014 el precio de la vivienda creció el 0,3% en promedio anual respecto a 2013, según el INE. 

Esos datos también muestran una elevada heterogeneidad regional. Una vez corregidas las variaciones estacionales, se apreciaron crecimientos intertrimestrales de precios en Andalucía, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura y Madrid. En términos medios anuales, en 2014 la vivienda se revalorizó en Baleares, Cantabria, Cataluña, Comuindad Valenciana y Madrid. En Murcia y Andalucía el precio permaneció prácticamente estable.

La iniciación de viviendas recuperó la senda de crecimiento que parecía haber abandonado en los tres últimos meses de 2014. Así, el pasado mes de enero la iniciación de vivienda creció el 34,8% respecto a diciembre, recobrando el nivel perdido en septiembre. De este modo, tal y como reflejaban otras variables de oferta, se confirma el carácter transitorio del ajuste de la actividad que revelaban los datos de visados del último trimestre de 2014.

Por un lado, los datos de afiliación a la Seguridad Social del sector de la construcción afianzan la tendencia de recuperación y en febrero intensificaron el crecimiento hasta una tasa intermensual del 1,3%. Por otro lado el consumo de cemento volvió a permanecer estable en febrero, aunque, en términos interanuales, el acumulado de los dos primeros meses del año mostró un crecimiento interanual del 6,6%.

Además, las expectativas de los empresarios del segmento residencial de la construcción volvieron a mejorar durante el mes de febrero, incrementando la cartera de pedidos y, por tanto, el número de días de trabajo asegurado.