Inmodiario

Barcelona, 24 de enero de 2011 – De acuerdo con el último informe de la consultora inmobiliaria Jones Lang LaSalle sobre el mercado inmobiliario de oficinas de Barcelona, los precios de alquiler en 2010 han sufrido un descenso medio del 8,3%, siendo la zona Periferia la que ha visto una mayor caída, con un descenso acumulado del 12,5%.

“En 2010 los propietarios, sobre todo aquellos que disponen de edificios nuevos con mucha superficie disponible, han hecho un esfuerzo por atraer la gran demanda y no perder oportunidades para  atraer a nuevos inquilinos. Estas fórmulas han dado sus frutos en zonas como Plaza Europa o Cornellà, con índices de ocupación muy aceptables y posicionándose como alternativas a una zona ya consolidada como el 22@”, señaló Jordi Toboso, director de Jones Lang LaSalle en Cataluña.

En cuanto a la oferta, la tasa de disponibilidad media de oficinas en Barcelona se mantiene en el 13,5%, el mismo nivel que hace unos meses. El último trimestre de 2010 se han entregado en Barcelona 70.300 m² de oficinas, entre los que destacan el edificio T del Parque Empresarial Distrito 38, propiedad de Gesmadrid y situado en el Paseo de la Zona Franca, o las sedes de Telefónica o RBA, ambas en el  22@.

En 2010 Barcelona ha sumado a su stock de oficinas 256.000 m², de los cuales casi el 60% ha sido superficie libre para alquilar o vender y el 40% han sido m² destinados a ocupación propia. En este sentido, 2010 ha sido el año que más sedes propias se han inaugurado, concretamente ocho, sumando casi 104.000 m².

“En los próximos dos años el panorama de la oferta futura cambiará radicalmente y pasaremos de un escenario de exceso de oferta a un contexto donde los nuevos proyectos de oficinas serán muy escasos. Así, en 2011 y 2012 prevemos que sólo se entreguen 68.000 m² libres para alquilar o vender y 96.000 m² para ocupación propia”, añadió Jordi Toboso.

Con respecto a la demanda, ésta se ha mostrado más activa a principios de 2010 que en el último semestre, un hecho poco habitual. En todo 2010 se han producido un total de 486 operaciones, de las que el 11% han sido mayores de 1.000 m² . Una de las zonas que mayor contratación ha registrado es la de Nuevas Áreas de Negocio donde se ha firmado el 42% de la superficie, la mitad de las operaciones mayores de 1.000 m².

El informe de Jones Lang LaSalle señala que la contratación de oficinas este año 2010 ha mostrado signos de mayor dinamismo y ha ascendido a un total de 264.500 m², un 23% más que en 2009. El primer trimestre destacó por ser el más activo alcanzando los 95.000 m², mientras que en los trimestres posteriores la cifra media de contratación se ha situado en torno a los 55.000 m².

Respecto a la contratación por zonas, todas las áreas se han mantenido bastante estables. Sólo destaca el auge de contratación en las Nuevas Áreas de Negocio, cada vez más consolidadas. Mientras que en 2009 se contrataron unos 77.000 m²  en esta zona, en 2010 la cifra asciende a 110.000 m². Este hecho se explica en parte por las operaciones firmadas en Plaza Europa, cuya ocupación es ya de más del 50% a sólo dos años del inicio de comercialización de la zona.

La operación más destacada este cuarto trimestre es el alquiler por parte de Agencia Tributaria de todo el edificio E-Forum de 5.000 m² situado en Plaza España, transacción asesorada por Jones Lang LaSalle. Cabe destacar también dos operaciones de 2.655 m² y 1.327 m² en Torre Realia, que sitúan la ocupación de este edificio emblemático de Plaza Europa en un 70 %

Tendencias

Del informe de Jones Lang LaSalle se desprende que el volumen de contratación para 2011 será de entre 230.000 y 250.000 m², ligeramente inferior a los 264.500 m² de 2010. En cuanto a la oferta futura, ésta se prevé escasa. Mientras que en los últimos tres años se han entregado más de 730.000 m² de oficinas, en los próximos dos años no llegará a 150.000 m².

“Este hecho, necesario para absorber la oferta actual, contribuirá a que la tasa de disponibilidad comience a descender después de cuatro años de continuo ascenso. Por lo que respecta a las rentas, seguirán descendiendo pero muy ligeramente, ya que la bajada no llegará al 5%. Será en 2012 cuando estimamos que los precios empiecen a remontar”, finalizó Jordi Toboso.

Mercado de Inversión

El informe de Jones Lang LaSalle en cuanto al mercado de inversión de oficinas de Barcelona señala que la demanda por parte los inversores privados sigue latente, aunque sin conseguir el producto deseado. “Estos siguen centrando su atención en Barcelona ciudad, pero al no encontrar alternativas interesantes se están viendo forzados a invertir en locales prime y sucursales bancarias. Los inversores internacionales han seguido mirando oportunidades, pero de forma muy cauta”, comentó Xavier Cotet, director de inversión de Jones Lang LaSalle en Barcelona.

Atendiendo a la oferta de inmuebles de oficinas en inversión, el estudio recoge que ésta es muy baja. No obstante, matiza que es elevada en zonas descentralizadas y en la periferia, pero resulta poco interesante para el inversor en la actualidad.

Por otro lado, las entidades financieras no se han desprendido de las propiedades que el mercado esperaba. Los pocos activos bien alquilados los mantienen en balance o intentan venderlos a un precio por encima de las expectativas de los compradores. Además, los propietarios con problemas de liquidez están siendo refinanciados por la banca antes que asumir ésta los activos en el balance.

Pese a ello, el volumen de inversión en edificios de oficinas en Barcelona ha alcanzado los 39 millones de euros en el último trimestre del año. En todo 2010 ha sido de 607 millones de euros, lo que supone un 11% más que en 2009. Entre las operaciones más importantes del último trimestre del año destaca la compra de la Casa de les Punxes a Colonial.

Así, en 2010 se han producido un total de 12 operaciones en el mercado, cuyo volumen medio ha sido de 50 millones de euros.

Las rentabilidades mínimas se mantienen estables por cuarto trimestre consecutivo, según el estudio. Se prevé una ligera corrección a la baja en los próximos trimestres debido al buen dato de contratación con el que se ha cerrado el 2010, una tasa de disponibilidad que comienza a dar signos de descenso y la escasa entrega de nuevos proyectos de oficinas.

“Para 2011, la previsión es un descenso en el número de transacciones, ya que no se vislumbra a día de hoy un gran número de operaciones de gran volumen. En la coyuntura actual, creemos que nadie está dispuesto todavía a asumir riesgos innecesarios. Por otra parte, la financiación seguirá siendo muy restringida y cara”, finalizó Xavier Cotet.