Inmodiario

La sangría provocada por la crisis del COVID-19 sobre el mercado inmobiliario se deja sentir sobremanera. Así, según el avance de datos de la Estadística Registral Inmobiliaria correspondiente al mes de abril publicada por el Colegio de Registradores, las compraventas de vivienda pasaron de superar las 41.000 operaciones en abril de 2019 a quedarse por debajo 26.000 durante este mes de abril, con el cierre de tan solo 850 operaciones al día.

Las hipotecas tuvieron un resultado negativo, aunque más moderado, pasando las hipotecas totales de las cerca de 40.000 operaciones en abril del año pasado a poco más de 33.000 en abril de este año. Las hipotecas sobre vivienda pasaron en el mismo período de superar las 29.000 a quedarse en poco más de 24.000 operaciones durante el mes de abril de este año.

En lo que se refiere a la evolución de la actividad expresada mediante su tasa de variación, las compraventas totales inscritas en abril de este año frente al mismo mes de 2019 han descendido el 43,4% sobre el mismo mes del año pasado, las compraventas de vivienda descendieron algo menos, el 38,3%, mientras que el impacto del estado de alarma sobre las hipotecas constituidas fue bastante más moderado: bajaron el 15,8% las hipotecas totales y el 16,4% las que se constituyeron sobre viviendas.

Las CC.AA. y ciudades autónomas que experimentaron mayores caídas en las compraventas totales fueron Melilla (-76,4%), Castilla La Mancha (-59,3%) y Extremadura (-58,1), mientras que en el lado opuesto las que menos descendieron fueron Cantabria (-30,6%), País Vasco (-32,2%), Valencia (-33,6%) y Cataluña (-35,1%).

Con relación al total de hipotecas constituidas, las que experimentaron mayores descensos fueron de nuevo Melilla (-66,7%), seguida de Navarra (-50,5%) y Castilla La Mancha (-49,9%). Por el contrario, las que menos contracción mostraron, fueron La Rioja, que incluso subió ligeramente, el 3,5%, seguida de Cataluña (-6,4%), Valencia (-6,6%), País Vasco (-9,1%) y Andalucía (-9,2%).

Por último, el análisis de la evolución anual de compraventas e hipotecas en el Registro de la Propiedad durante los primeros cuatro meses del año, mediante la comparación con el mismo mes del año anterior.

Los resultados han sido los siguientes: en el apartado de compraventas, las totales experimentaron un retroceso en enero, del 5% y las compraventas de vivienda del 2,7%, para pasar a tasas positivas en febrero del 1,5% y 2,7%, respectivamente, mostrando ya el primer impacto claro con un descenso en marzo del 20,1% y del 17,7%, agudizado posteriormente en abril, primer mes completo bajo el estado de alarma, hasta el 43,4% de reducción en las compraventas totales y el 38,3% en las compraventas de vivienda.

Las hipotecas, con mejor comportamiento, crecían en enero, las totales el 12,5% y las de vivienda el 6,1%, mejorando en febrero, con incrementos del 18,6% y del 19,2% respectivamente. En marzo, la tendencia se invierte, pasando a descender el 13,7% las hipotecas totales y el 12,2% las de vivienda, mostrando mayor descenso en abril: las totales bajaron el 15,8% y las de vivienda el 16,4%.