Inmodiario

El debilitamiento de la actividad inmobiliaria limitó el crecimiento de consultoras y agencias inmobiliarias, de tal modo que cerraron 2019 con unos ingresos de 2.555 millones de euros, un 3% más que en 2018, lejos de las tasas de dos dígitos que venían registrándose en el sector.

Las agencias concentraron el 87% de la facturación total, con 2.215 millones de euros y un aumento del 2,5%, mientras que las empresas de consultoría inmobiliaria ingresaron 340 millones (+6,3%).

Estas son algunas conclusiones del estudio Sectores basic "Consultoras y Agencias Inmobiliarias" publicado recientemente por el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA (filial de CESCE), líder en el suministro de Información Comercial, Financiera, Sectorial y de Marketing en España y Portugal.

Según el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA, la facturación de las consultoras y agencias inmobiliarias contabilizó un crecimiento del 3% en 2019, hasta situarse en 2.555 millones de euros. Esta variación contrasta con los crecimientos de dos dígitos alcanzados entre 2014 y 2018, reflejo de la tendencia de desaceleración del mercado inmobiliario.

Por tipología de empresa, el negocio generado por el conjunto de agencias inmobiliarias se cifró en 2.215 millones de euros, aumentando un 2,5% respecto a 2018, año en el que la tasa de variación alcanzó el 13,7%. Por su parte, las empresas con un perfil de consultoría inmobiliaria facturaron 340 millones de euros, un 6,3% más que en 2018, mostrando en este caso una tendencia de ralentización más moderada.

El mercado inmobiliario residencial mostró ya en 2019 síntomas de debilidad, con un descenso del 2,5% en el número de transacciones de viviendas libres, hasta situarse en unas 545.000. En términos de valor, estas transacciones supusieron algo más de 86.000 millones de euros, un 2,7% más que en 2018. En el mercado inmobiliario no residencial continuó apreciándose una tendencia positiva de la actividad en la mayoría de segmentos, si bien la inversión creció a un ritmo inferior al de los ejercicios precedentes.

Las restricciones para la firma de operaciones de compraventa por el confinamiento y el intenso deterioro económico previsto a corto plazo anticipan una sensible caída del mercado inmobiliario en el conjunto de 2020, con especial incidencia en el ámbito residencial.

En enero de 2019 se contabilizaban más de 55.000 empresas con actividades inmobiliarias por cuenta de terceros, lo que supuso un 8,6% más que un año antes. Sin embargo, a lo largo de 2019 la oferta de las agencias inmobiliarias inició una fase de moderado descenso, si bien algunos de los principales operadores continuaron ampliando el tamaño de su red de oficinas.

La estructura empresarial se caracteriza por la presencia mayoritaria de compañías de pequeño tamaño, de manera que el 96,3% contaba con una plantilla de menos de seis empleados. En el ámbito de las empresas con una mayor especialización en consultoría inmobiliaria se aprecia una mayor dimensión media de los operadores y un mayor grado de concentración del negocio.?