Inmodiario

El mercado de la vivienda en España toma aire y apuntala su valor. El crecimiento de los precios de los inmuebles residenciales en el país se moderará en el último trimestre 2019 y finalizará con un incremento del 3% interanual. En términos absolutos, el precio medio de la vivienda española se situará a cierre de año por encima de los 1.650 euros/m2 respecto a los 1.600 euros/m2 del año pasado, una subida que contrasta con las alzas de casi un 10% que se registraron durante este mismo periodo de 2018.

Madrid y Barcelona, los dos principales mercados que han dinamizado el sector residencial en los últimos años, son también los que anuncian este cambio de tendencia hacia la estabilización. Dieron muestra de ello ya en el primer semestre del año, en el que registraron aumentos del 3% y el 4%, fijando un precio medio de 2.900 euros/m2 (Madrid) y 3.500 euros/m2 (Barcelona). En este sentido, cabe destacar que ambos mercados aún concentran el 25% del stock de inmuebles en oferta del mercado residencial español. San Sebastián (4.200 euros/m2), Palma de Mallorca (2.850 euros/m2) y Bilbao (2.750 euros/m2) completan el ranking de ciudades más caras del país. El tiempo medio de venta de una vivienda se mantuvo en los 4 meses a nivel nacional.

"La estabilización de los precios de la vivienda en España es una consecuencia natural del buen momento que vive el mercado de compraventa en los últimos años, que continuará siendo uno de los principales motores económicos del país, especialmente debido al dinamismo inmobiliario de regiones como Catalunya, Madrid, País Vasco, Andalucía, Baleares y Canarias", apunta Emiliano Bermúdez, subdirector general de donpiso.

En el último trimestre del año, el crecimiento del mercado se situará en provincias de menor concentración poblacional como Murcia, Zaragoza, Guadalajara, Navarra o Burgos, donde la velocidad de crecimiento del sector inmobiliario residencial comenzó más tarde en este ciclo. Este aspecto permite que los precios tengan un mayor recorrido en estas regiones, que han registrado un aumento del valor de su parque de vivienda de en torno al 10%, apoyadas en buena medida por las promociones de obra nueva.