Inmodiario

Hong Kong ha superado a Nueva York y se ha convertido en la ciudad más cara del mundo para acomodar a un trabajador, según el índice Live/Work de Savills Aguirre Newman, que mide el coste medio de la superficie destinada a oficinas y del alquiler residencial por empleado. El informe destaca que Hong Kong se ha erigido en la primera posición tras el primer puesto de Londres entre 2011 y 2015, que en esta edición ocupa el tercer puesto tras Nueva York, que se alzó con el puesto más alto del podio en las ediciones de 2016 y 2017.

El estudio de Savills Aguirre Newman también resalta que durante este año se ha incrementado de forma significativa el coste Vida/Trabajo en las principales ciudades europeas y chinas.

En concreto, el coste medio de alquiler de oficinas y espacio residencial por empleado en Hong Kong es de 112.400 dólares/año por persona, lo que significa un incremento del 5 % en los últimos 12 meses. El coste en Nueva York se eleva a 108.200 dólares/año (-1,7 %) y el de Londres a 96.000 dólares/año (un -1,3 % en términos de libras esterlinas y un incremento del 2,7 % en dólares).

Este incremento del coste en Hong Kong se debe a la limitada oferta de alquileres residenciales, a la creciente demanda de superficie para oficinas por parte de empresas procedentes del área continental y a los nuevos operadores de tecnología y coworking. Mientras, en Nueva York los alquileres residenciales se han desacelerado gracias a un exceso de oferta y han disminuido ligeramente los alquileres de oficinas.

Europa

Amsterdam ocupa la segunda plaza en Europa tras Londres y el quinto puesto mundial tras un incremento del 16 % en el último año (11,3 % en moneda local), alcanzado los 62.800 dólares/año por empleado. Tras la ciudad holandesa se sitúan Dublín (8ª posición) y Paris (9ª posición). Madrid se encuentra en la posición 21, por delante de Frankfurt y Berlín, con un incremento del 13,7 %, que supone un coste de 40.600 dólares/año por trabajador. El informe destaca el importante aumento del coste Vida/Trabajo de las principales ciudades europeas, muy por encima del promedio mundial, que se ha situado en 5,2 %, aunque todavía se encuentran muy por debajo en valor relativo respecto a las ciudades líderes del índice.

Asia

El estudio de Savills también destaca el incremento del coste en las ciudades de China continental, que están escalando puestos en el ranking en los últimos años. La ciudad más cara es Beijing, con un coste de 54.900 dólares/año por persona, y la que ha incrementado más su coste (20,9 % en dólares y 14,4 % en moneda local) y su posición (ha pasado de la 20 a la 16) es Shenzhen, con 48.700 dólares, situándose un puesto por detrás de Shanghai. El crecimiento de la población debido a la migración interna provoca un incremento de las rentas residenciales al tiempo que la demanda de espacio para oficinas continua siendo muy alta, especialmente de los sectores financiero, de servicios profesionales, de alta tecnología y de industria avanzada, así como de los operadores de coworking.

"El coste del alojamiento es solo un factor determinante cuando las empresas deciden dónde ubicar centros de oficinas, pero este análisis permite conocer la cambiante relación entre ciudades del mundo a lo largo del tiempo", comenta Sean Hyett, analista del departamento de World Research en Savills. "Los crecientes costes, tanto de espacio residencial como de superficie de oficinas, son un barómetro del éxito de una ciudad en un periodo de tiempo, pero los fundamentales a medio y largo plazo de una ciudad y la economía de su país son la mejor guía para determinar futuros costes de ocupación, así como las rentabilidades para los inversores".

"El hecho de que Londres haya conservado su significativa ventaja sobre otras ciudades europeas líderes a pesar de los altos niveles de incertidumbre que rodean las negociaciones Brexit, apunta a su atractivo fundamental como un lugar para vivir y hacer negocios", ha añadido Sean Hyett.

  • Tags