Inmodiario

Según el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA, el valor de la producción en el sector de la construcción en España experimentó un crecimiento del 7,8% en 2017, hasta alcanzar la cifra de 112.902 millones de euros. Este crecimiento se sustentó en el positivo comportamiento de los trabajos de edificación.

De esta forma, la producción del segmento de edificación se cifró en 94.554 millones de euros, aumentando un 9,5% respecto a 2016. Las áreas de mayor crecimiento fueron la edificación residencial (+10,5%) y los trabajos de rehabilitación y mantenimiento (+10,0%).

La producción en el segmento de obra civil mantuvo en 2017 la tendencia de caída de los ejercicios anteriores, si bien se suavizó, pasando de retroceder un 9,7% en 2016 a descender un 0,5% en el ejercicio siguiente, lo que situó esta magnitud en 18.348 millones de euros.

La facturación por servicios de construcción de las empresas españolas en mercados internacionales mostró un fuerte crecimiento sustentado en los proyectos de obra civil realizados por los principales grupos constructores. Así, en 2017 los ingresos en el exterior crecieron un 13,8% en el conjunto del sector, hasta alcanzar los 38.700 millones de euros.

Las previsiones a corto y medio plazo apuntan al mantenimiento de la tendencia alcista del valor de la producción en España, impulsado por el crecimiento de la edificación y por la suave recuperación de la obra civil. Así, el valor total de la producción crecerá un 7% en 2018, hasta situarse en 120.800 millones de euros.

En enero de 2017 operaban en España 75.230 empresas constructoras, un 2% más que un año antes. El volumen de empleo también registró un aumento, alcanzando los 1.152 miles de trabajadores en el primer trimestre de 2018. La actividad está liderada por grandes grupos con una fuerte orientación internacional y hacia el ámbito de la obra civil. En 2017 los seis primeros grupos reunieron el 27% del valor total de la producción, incluyendo España y extranjero, participación se situó en torno al 3% al considerar exclusivamente la actividad en España, y en el 96% al considerar la facturación por servicios de construcción de las empresas españolas en los mercados internacionales.