Editor de InmoDiario.
Inmodiario

MADRID, 26 Nov.    Los promotores consideran que el nuevo Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 debería cuantificar, cualificar y presupuestar sus objetivos en el ámbito de la promoción y compra de viviendas protegidas, la principal vía planteada por el Gobierno para absorber el 'stock' de viviendas sin vender.

   Además, creen que deberían mejorarse las ayudas públicas a la contrucción de viviendas en el marco del Plan y estiman que la inscripción en los registros de demandantes de VPO debería tener un fin censal y no ser una condición necesaria para el acceso a una vivienda protegida.

   Éstas son algunas de las medidas que el presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE), José Manuel Galindo, expuso hoy ante la Comisión de Vivienda del Congreso para absorber el 'stock' de viviendas sin vender, que podría alcanzar los 588.000 inmuebles en 2008, según los promotores.

   Así, Galindo volvió a pedir que se amplíe el Fondo de Adquisición de Activos Financieros o que se disponga de una nueva línea del ICO para la compra de parte de este 'stock'. Al respecto, concretó que esta operación podría realizarse a partir de una oferta pública y con carácter temporal.

  Además, según dijo, este procedimiento permitiría ampliar el parque de vivienda en alquiler, que actualmente no alcanza el 10% del total. En cifras, Galindo indicó que para elevar este porcentaje hasta el 20% sería preciso poner en alquiler 1,5 millones de viviendas más.

MEDIDAS FISCALES.

   Desde el punto de vista fiscal, Galindo apuntó que sería de gran utilidad rebajar el IVA que deben soportar los promotores y que finalmente repercute en el precio final de la vivienda. Así, habló de un tipo reducido del 7% en el caso de la vivienda libre y otro superreducido del 4% para la vivienda protegida.

   Por otro lado, desde APCE se insta también a fomentar la demanda de viviendas incrementando el límite de 9.500 euros en la deducción que se aplica en el IRPF por la compra de una vivienda, así como con la reducción o exención del Impuesto de Donaciones. Asimismo, apuesta por la reducción del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el de Actos Jurídicos no Documentados (AJD).

OTRAS MEDIDAS.

   Además, Galindo abogó por modificar la legislación sobre sociedades anónimas en los casos en los que las empresas entran en quiebra por la caída del valor de sus fondos por debajo del valor de sus activos.

   Así, apostó por que se amplíe a tres años el tiempo que las empresas deben estar en esta situación para que se declare su quiebra. De esa forma, muchas empresas podrán escapar a situaciones temporales de insolvencia.

   Asimismo, Galindo confió en que se pongan en marcha cuanto antes las Sociedades Cotizadas de Inversión Inmobiliaria (SOCIMI) y que, además, se incluya en la ley "una discriminación positiva para aquellas que inviertan en viviendas en alquiler".

   Entre el listado de propuestas de los promotores, Galindo incluyó también la creación de "segundas hipotecas con avales públicos" para que aquellos que puedan soportar una cuota hipotecaria, pero no dispongan de ahorros para pagar la entrada a una vivienda. Así, esta segunda hipoteca cubriría el 20% del valor de la vivienda, de forma que la entidad financiera mantendría el riesgo en el 80%.

HAY CASI UN MILLÓN DE EMPLEOS EN JUEGO.

   Una vez expuestas estas medidas, Galindo insistió en que la necesidad de absorber el 'stock' en manos de los promotores para poder reactivar la producción en el sector trasciende lo inmobiliario y tiene una dimensión puramente económica.

   Como muestra de ello Galindo avanzó que este año se producirán 300.000 viviendas menos que en 2007, lo que supondrá una destrucción de 734.274 empleos (509.913 directos y 224.361 indirectos) durante el periodo de construcción, estimado en 18 meses, cerca de 500.000 empleos en un año. Además, el impacto de dicha reducción sobre el PIB supondrá detraerá 1,2 puntos porcentuales al crecimiento del PIB.

   Desde esta visión, Galindo pidió la colaboración de todos los agentes implicados en el sector inmobiliario para reactivar el sector, toda vez que los promotores ya está realizando una "adecuación de los valores de los activos".

   Por último, sostuvo que la crisis inmobiliaria ha pasado, con la irrupción del 'shock' financiero, a tener una dimensión "sistémica" y lanzó un aviso para navegantes: "la crisis inmobiliaria, financiera y económica, pueden ser el preludio si no se toman medidas adecuadas de crisis más complejas, como pueden ser la política y la social".