Inmodiario

Madrid. En estos momentos la morosidad en el cobro de facturas es la causa de una de cada tres quiebras en España, sobre todo entre las pymes, que representan el 99,90 % del tejido empresarial, suponen el 68% del PIB y mantienen el 79% del empleo. Pero la morosidad en España no sólo es imputable a causas coyunturales, sino que además se deben considerar causas estructurales, como pueden ser la actitud de algunos actores económicos –grandes empresas industriales, el sector de la distribución y las administraciones públicas– de prolongar deliberadamente los plazos de pago para aprovechar su posición dominante en perjuicio de las empresas más pequeñas.

En este momento, las pymes proveedoras de bienes y servicios están concediendo a sus compradores un auténtico crédito financiero y no un mero crédito comercial. Para ello deben endeudarse con las entidades bancarias no sólo para financiar sus compras sino también para poder refinanciar a sus clientes, por tanto sufren en sus cuentas de resultados el impacto de los cuantiosos gastos financieros que ocasiona el endeudamiento bancario.

Para tratar de constreñir las malas prácticas de pago y combatir la morosidad de las empresas y administraciones, se creó la Ley 3/2004 de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, que en junio de 2010 sufrió una serie de modificaciones para salvaguardar los intereses de las pymes frente a los abusos de las grandes corporaciones. Sin embargo, cinco años después de su entrada en vigor esta legislación sólo es aplicada por un pequeño porcentaje de las empresas españolas, y aquellas que aplican la ley a sus clientes (principalmente el cobro de los intereses de demora y de los gastos de gestión de cobro) suelen ser sociedades mercantiles de gran tamaño.

Para tratar de acercar los contenidos de esta ley al empresario de a pie y a los autónomos, se acaba de publicar el libro La nueva legislación contra la morosidad descodificada (Profit Editorial) del prestigioso experto Pere J. Brachfield.

Este libro explica de forma minuciosa pero no por ello complicada, todos los entresijos de esta legislación que trata de ayudar a la subsistencia de tantas pequeñas y medianas empresas. Brachfield, con su habitual lenguaje directo y sencillo descifra los argumentos jurídicos que habitualmente acompañan a las leyes para que cualquier empresario sea capaz de entender cuáles son sus derechos y los diferentes instrumentos que la Ley pone a su disposición.

El objetivo del libro es que los acreedores, autónomos, emprendedores y personas que, sin ser licenciadas en derecho, se dedican profesionalmente a la reclamación de impagados, adquieran los  conocimientos suficientes para hacer una aplicación práctica de la nueva normativa antimorosidad.

El libro explica cómo usar eficazmente las nuevas herramientas jurídicas introducidas en 2010 para luchar contra los impagados. También habla de las normas ya existentes antes de las reformas legales y que hay que conocer para realizar más eficazmente la gestión recuperatoria de deudas. Y por último, analiza la reforma incorporada durante este año para flexibilizar las condiciones de recuperación de las cuotas del IVA repercutido en facturas incobrables.

Gracias a este libro, el lector podrá adquirir conocimientos extremadamente útiles para obligar al deudor a cumplir con sus obligaciones o por lo menos para paliar las consecuencias económicas de los incobrables.

ALGUNOS DATOS

En España son las empresas con mayores recursos financieros, multinacionales y medianas-grandes empresas, las que demoran más sus pagos, mientras que en el resto de los países europeos son las pequeñas empresas las que tienen más problemas para pagar a sus proveedores.

El 80% de los empresarios españoles desconoce la nueva Ley contra la morosidad y sus recientes mejoras.

La administración pública es la más reacia a adaptarse a los nuevos plazos que imponen las últimas modificaciones de la Ley.

La nueva ley posibilitará que pasemos a ser un país competitivo en lo referente a los plazos de cobro, al situarlos en niveles similares a los de la mayoría de los países europeos.

SOBRE PERE J. BRACHFIELD

Pere J. Brachfield es el único morosólogo existente en España y está considerado como uno de los mayores especialistas a escala mundial en recobro de impagados y  lucha contra la morosidad. Es profesor titular de Credit Management en la Escuela de Administración de Empresas EAE y director del Centro de Estudios de Morosología de la misma institución. Asimismo, colabora como docente en varias universidades españolas. Articulista y colaborador periodístico, Brachfield ha publicado más de 400 artículos en varios países sobre temas relacionados con la morosidad, la gestión del crédito, el cobro de deudas y la reclamación de impagos.

Es Vicepresidente de la AEPGC (Asociación Española Profesional de Gestores de Cobro). Además es asesor especial en la lucha contra la morosidad de PIMEC, y de la PMCM (Plataforma Multisectorial Contra la Morosidad) que representa a 1.500.000 empresas. También es profesor del CEF (Centro de Estudios Financieros) y colabora como docente en varias universidades españolas entre ellas la Universidad Camilo José Cela.