Inmodiario

Madrid. El empresario inmobiliario, para salir de esta tormenta extrema en la que se halla, debe buscar alternativas de financiación a las tradicionales, como ya hemos dicho en un artículo anterior,  y extraer de la legislación fiscal que en cada caso exista, un plus de rentabilidad.

Un nuevo rasgo de conducta adaptativa lo constituye el estar atento y participar, en los eventos que sobre cualquiera de los temas que le puedan afectar se produzcan. Y en este sentido su presencia en eventos como el que le vamos a presentar aquí, constituye un rasgo de supervivencia. No lo olvide pues y adóptelo para su nuevo modelo de conducta ante la crisis.

Recientemente se ha celebrado el evento denominado:  “Fiscalidad, Financiación y Nuevos Nichos de Inversión para sortear la Crisis”.  El evento estaba destinado a estudiar tanto el estado de la Crisis actual como a mostrar algunas soluciones para salir de ella y la relación que la fiscalidad tiene con todo esto.

La presentación del acto estuvo a cargo de Rosa del Río y José García Abad, directora y editor, respectivamente, de El Nuevo Lunes. Aquél estuvo estructurado por una conferencia inaugural de introducción a la temática de lo que iba a hablar y tres mesas redondas complementarias.

La conferencia de introducción, titulada: “Los instrumentos fiscales en la coyuntura económica” estuvo a cargo de Miguel Cruz, socio de Landwell-PricewaterhouseCoopers. El autor se situó en lugares diferentes a los que ocupan los actuales regidores de la política fiscal española , señalando que “es la política económica la que nos debe de decir qué se espera de los instrumentos fiscales y no al revés” y que “lo fiscal es secundario y son los instrumentos fiscales los que deben de estar al servicio de la política económica.” 

A pesar de la tradicional lentitud de la Administración, “nuestro sistema fiscal actual ha reaccionado a lo que ocurre y ha caído en 4 ó 5 puntos con el desplome de las variables económicas.” Lo que mejor podría hacerse pasa por una reforma estructural del Estado en todas sus instancias pero eso no parece ser lo que se desea o puede hacerse y así ante la imposibilidad de racionalizar  las estructuras se pasa a subvencionar los gastos que por aquellas se originan, “subvencionándolas en vez de hacerlas productivas  y así la fiscalidad ha pasado a ser simplemente Recaudación.”

Las propuestas para esta coyuntura pasan desde la opción de “liberalizar el sistema  reduciendo impuestos para  liberar así  rentas de utilidad para el Consumo y la Inversión” a la posición contraria, favorables al Gasto Público, pasando por todo tipo de soluciones intermedias. Si se consideran los tres años de crisis (2008, 2009 y 2010) se observa que en lo transcurrido “se han adoptado medias para paliarla (los 400 €, suspensión del impuesto sobre el Patrimonio, dilución del impuesto de Sucesiones, disminución de los tipos del impuesto de Sociedades, subida de impuestos especiales, no deflactación de las tarifas, devolución mensual del IVA, etc.) pero han sido medidas muy dispersas” .

El ponente sugirió también cuatro aspectos “sobre los que deberían meditar los gestores de la Política Fiscal”. Éstas serían: a) debería reformarse (a la baja) las subidas de impuestos al Ahorro y la tributación de las Rentas de Trabajo, b) Mejorar la regulación de las Sicav y de los expatriados (abogó por mantener para esos temas una fiscalidad moderada), c) Revisar el “desmantelamiento absurdo” que se ha hecho del impuesto de Sucesiones y Donaciones y el Impuesto de Patrimonio y d) la infrautilización que se hace de los impuestos municipales.

Sin embargo “no parece haber una receta clara” de las medidas para reactivar la economía, dándose casos de soluciones muy diferentes por parte de los diferentes países afectados por la Crisis.

Terminada esta conferencia se constituyó a continuación la primera mesa de la mañana, en la cual se trató de: “Cómo optimizar el ahorro y la inversión en el actual entorno internacional. Nuevas inversiones: perspectivas y previsiones” y estuvo moderada por Estela Santos , jefa de la sección de economía del periódico Expansión.

El primero de los ponentes, Guillermo Rivas-Plata sorprendió a los participantes cuando dijo que “estamos en un estado de Incertidumbre, que no de Crisis” y que “en el comercio internacional no hay crisis; puede haber falta de información, de transparencia, pero no hay crisis.” La obligación de todos (parados, jubilados, profesionales, empresas, etc.) es “optimizar el ahorro e invertir bien”. Hay que plantearse la inversión tanto a nivel nacional como internacional, de carácter público y privado y tanto en entidades nacionales como en entidades extranjeras.

El ponente hizo aquí una relación general de los criterios de buena inversión que despertó gran interés, apuntando también que en las decisiones de ahorro se debería tener en cuenta el ranking de las Entidades según su reputación y solvencia. “Hay que saber y conocer dónde depositar.” Gran interés despertó también los datos que aportó acerca de la pérdida de mercados extranjeros: “de los 230 destinos comerciales que existen, sólo participamos en 105 y en muchos de ellos tenemos un déficit comercial. Nos están quitando mercado y contra eso es lo que deberemos luchar. Es necesario formarnos como vendedores internacionales y acudir a dónde haya consumo y comercio” . También advirtió que disponemos de muy buenas fuentes documentales que podrían servirnos para ese esfuerzo de internacionalización.

El segundo ponente, Juan Antonio Maroto, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, habló de las nuevas inversiones y de la oposición entre el sistema financiero y el sistema real. “España es un país con un muy fuerte sistema financiero... y eso no es bueno”. Esa oposición debe fluir hacia una predominancia del sistema real pues éste es el que crea riqueza. A continuación, fue explicando los diferentes hitos de desarrollo de la crisis. Y recordó la frase de Ortega: “lo que pasa es que no sabemos lo que nos pasa y eso es lo que nos pasa” para señalar la necesidad de la inteligencia de Mercado y de la necesidad de “la aplicación integrada de las Nuevas tecnologías a los procesos de producción”.

 Habló también de las alternativas a la financiación tradicional a través, por ejemplo, de las SOCIMI, el MAB “y la inversión privada en compañías tradicionales y poco visibles”. (Causó sorpresa su aportación de los rendimientos obtenidos por empresas tales como las de extracción de minerales, reciclaje , etc., con rendimientos medios del 22%, en un periodo de los últimos tres años)

Terminó su intervención hablando de los sectores de futuro (“Energías Renovables, Tecnologías e Innovación, Educación y Formación. Salud y atención a la dependencia, eficiencia energética, Reciclaje, Rehabilitación y Conservación, Acuicultura,...”) además de la Internacionalización del desempeño de las empresas.

Seguiremos, en un artículo posterior, hablando de los contenidos  que en las otras mesas se trataron, señalando ya que aunque no se habló del mercado inmobiliario específicamente, lo que allí se trató puede sin embargo ser aprovechado por los inmobiliarios en estos tiempos de incertidumbre y borrosidad..

Miguel Villarroya Martín

mvillarroya@inmodiario.com

Notas:

(1) El evento se ha celebrado en el salón Alcántara del Hotel Meliá Castilla de Madrid, estaba organizado por el periódico El Nuevo Lunes y patrocinado por el Banco de Santander. La organización y desarrollo del mismo, como ya nos viene acostumbrando El Nuevo Lunes, ha sido perfecta.