Inmodiario

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, junto al delegado de Hacienda y Administración Pública, Joaquín Castillo; el director general de Hacienda, José Miguel Herrera, y la directora de la Agencia Tributaria, Eva Vidal, han presentado las propuestas de modificación de las ordenanzas fiscales que han sido trasladadas a los grupos municipales y al CESS así como las líneas generales del presupuesto 2019 que fueron aprobadas el pasado viernes en la Junta de Gobierno.

"El objetivo es mantener los principios que se han seguido durante todo este mandato como son el incremento de la inversión pública, el gasto social, el saneamiento y la estabilidad en las cuentas públicas, la reducción de deuda, la progresividad y la reducción siempre que sea posible de la presión fiscal sobre las familias, los autónomos y los pequeños empresarios", explicó el alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

En este sentido, el proyecto de ordenanzas fiscales establece en primer lugar un descenso del 5% en el IBI, lo que supone una reducción acumulada durante el mandato del 8%. Esto implica que una familia con una vivienda con un valor catastral de 50.000 euros pasará de pagar 403 euros de IBI al año en 2015 a una cuota de 371,69 euros al cierre de 2019.

Junto a esta medida se propone, aplicando un criterio de progresividad, una reducción, aunque mucho menor, del tipo diferenciado que se aplica principalmente a grandes empresas con valores catastrales altos. En este caso la reducción será del 1% en la propuesta de ordenanzas para 2019.

En tercer lugar, la propuesta de ordenanzas plantea situar el ICIO en un 3,25% lo que supone que en este mandato se habrá conseguido una reducción del 16% en este impuesto que ha coincidido con el incremento de la actividad económica. Así, pese a que se ha bajado el coeficiente, los ingresos que se generan por este concepto se han incrementado y seguirán aumentando en 2019.

Por último, el gobierno propone, de acuerdo a lo aprobado en el Pleno del Ayuntamiento, la aplicación de una bonificación en el IBI del 95% para aquellos titulares de viviendas vacías en la ciudad que las pongan a disposición de Emvisesa para que sean alquiladas con fines sociales. Se trata de darle un impulso al programa de captación de pisos puesto en marcha por la empresa municipal.

El resto de tasas e impuestos durante este 2019 quedan congeladas de acuerdo con la propuesta del gobierno favoreciendo así una reducción de la presión fiscal sobre las familias y empresas al no aplicar ni siquiera el IPC en ninguna de las ordenanzas.

Estas modificaciones son la base de las líneas generales de ingresos del presupuesto para 2019 en el que se incorpora la previsión de que tanto la Junta de Andalucía como el Gobierno central incorporen en sus proyectos de presupuestos un incremento de las transferencias a las administraciones locales. La estimación que se ha fijado es que las transferencias de la Junta suban un 10% (2,5 millones de euros) por la actualización; y que las aportaciones del Estado aumenten en 11 millones de euros (un 3%).

En cuanto a los gastos, se ha calculado el techo de gasto con un incremento de 13 millones de euros respecto al ejercicio 2018 y se ha diseñado un escenario que garantice la estabilidad, el equilibrio y el saneamiento del Ayuntamiento con una reducción de la deuda. De acuerdo con las líneas estratégicas la deuda se situará en torno a los 300 millones de euros lo que supondrá una reducción acumulada durante el mandato de 94 millones de euros.

Como prioridades de acción, el alcalde destacó que el principal reto para 2019 es incorporar en el presupuesto los recursos suficientes para mantener los dos compromisos suscritos con la plantilla municipal para la aplicación de las 35 horas, que comenzará este año, y para los incrementos tributarios fijados por los Presupuestos Generales del estado y los propios acuerdos municipales. En total, tendrá un coste de 30 millones de euros y, por tanto, es fundamental su incorporación en los presupuestos.

Aparte de este aumento en el capítulo de personal, se propone un mantenimiento de la inversión pública, del gasto social y de todos los servicios públicos de una forma adecuada priorizando cuestiones como el empleo, la mejora de los barrios, las políticas sociales, los colegios, las empresas municipales o la recuperación del patrimonio de la ciudad.

"Hay que buscar equilibrios y tratar de que en el 2019 pese a ser año electoral no haya una paralización de toda la actividad. Por eso planteamos un acuerdo a los grupos en torno a prioridades que compartimos", explicó el alcalde de Sevilla.