Inmodiario

El año en que hacienda decidió empezar a trabajar en un entorno totalmente online para tramitar la Declaración de la Renta, podría haber pasado a la historia como un gran y caótico desaguisado nacional. Sin embargo, la asimilación del enfoque digital ha sido, para sorpresa de los que esperaban un gran revés, un ejemplo de eficiencia en la implantación.

Según la Agencia Tributaria, en las mismas fechas del año pasado se habían gestionado un 11% menos de devoluciones. Un incremento espectacular que justifica de todas el tránsito hacia la gestión vía Internet. Los pilares sobre los que descansa este éxito son comunes a muchas empresas que han apostado por esta forma de gestión fiscal. En primer lugar, no requiere ningún tipo de descarga o instalación. En segundo lugar es adaptable a varias tipologías de dispositivo, ya sea tablet, ordenador de escritorio o teléfono móvil. Y, por supuesto, el tránsito de información es en indiscutible tiempo real.

Son muchas las empresas que se dedican a la gestión de tributación y utilizan metodologías similares. Por ejemplo, en Txerpa, utilizan un servicio de facturación y presentación de impuestos para autónomos que parte de los mismo preceptos: ningún tipo de descarga o instalación, adaptabilidad al dispositivo e información en tiempo real. Desde allí, precisamente, nos comentaban: "estamos sorprendidos con la celeridad con que la Agencia Tributaria está tramitando las Declaraciones este año, no porque no confiaramos en las bases de RentaWeb, que son las mismas que venimos usando en Txerpa hace tiempo, sino porque esperábamos una implantación más trabada. Afortunadamente, el proceso de cambio de ha sido muy limpio". Además, sobre el futuro de la tributación apuntaban: "todas las empresas y autónomos pueden fijarse y asimilar cuestiones como estas, esperamos que estos ejemplos de éxito a gran escala sirvan para eliminar barreras en el uso de estas tecnologías que son ya el presente".


  • Tags