Canal de Contenidos Lançois Doval

PATROCINA
Inmodiario

El valor catastral de los inmuebles en Madrid supera los 100.000 euros, una cifra que duplica al valor medio. Según los últimos datos facilitados por la Dirección General del Catastro, Andalucía es la comunidad con un mayor número de inmuebles y Galicia y Extremadura, las regiones con el valor de sus bienes urbanos más bajo.

El valor catastral es el que se toma como referencia para calcular el IBI, la plusvalía municipal y la renta inmobiliaria en IRPF (segunda vivienda).

La última estadística Catastro relativa a 2016 arroja datos tan curiosos como que en España Andalucía es la comunidad con mayor número de bienes inmuebles mientras que Madrid ocupa la cuarta posición; sin embargo, los inmuebles con los mayores valores catastrales son los de la comunidad madrileña, casi el doble que la media.

En todo el territorio nacional existen algo más de 38 millones inmuebles que, a un valor catastral medio de 59.400 euros supondrían alcanzar los 2 billones de euros. Esos datos, publicados en la web del Catastro, son muy llamativos al analizarlos por comunidades autónomas.

El valor catastral de los bienes inmuebles de Madrid es casi el doble que la media y supera en 38.000 euros al que ocupa la segunda posición, Islas Baleares.

Lo curioso es que la madrileña no es la comunidad con mayor número de inmuebles, ya que esa posición la ostenta Andalucía, con 6,6 millones, con un valor para el Catastro inferior a la media, de 56.000 euros.

Galicia y Extremadura son las regiones donde la valoración de sus inmuebles es más baja; Ceuta y Melilla, las zonas donde hay un menor número de bienes urbanos, ya que en ninguna de las dos llega a 40.000.

En el hipotético caso de que todos esos inmuebles fueran gravados con el mismo tipo de gravamen en el IBI, para un mismo esfuerzo fiscal por parte del contribuyente las administraciones madrileñas recaudarían el doble.

O lo que es lo mismo, el Ayuntamiento de Madrid, ante esa valoración que da el Catastro a sus inmuebles, puede permitirse tener unos tipos de IBI muy bajos para recaudaciones similares.