Editor de InmoDiario.
Inmodiario

LA GRANDA (GOZÓN).   El presidente de Analistas Financieros Internacionales, AFI, Emilio Ontiveros, afirmó hoy que Cajastur es "probablemente una de las tres mejores entidades bancarias que hay en España, pero es una dimensión pequeña", por lo que consideró "más que deseable" que esta "raza asturiana de banca dejara su ADN en el resto de España" liderando procesos de concentración.

   "Es una caja excelente desde el punto de vista de la salud, de la composición de balance, de la eficiencia, de la gestión y excelente también desde el punto de vista del grupo empresarial que tiene, pero Cajastur es lo que es de tamaño", dijo Ontiveros, que insistió en que la caja debería estar llamada a pilotar procesos de concentración en entre entidades del resto de España.

   Ontiveros participó hoy en el primero de los cursos de verano de La Granda que organiza la Escuela Asturiana de Estudios Hispánicos y ofreció una conferencia titulada 'La crisis económica: el día después'.

   El presidente de AFI aseguró que en los próximos tiempos se va a ver una reducción del censo bancario muy clara, ya que recordó que actualmente hay 46 cajas de ahorro; 82 cooperativas; 154 bancos y España es una de las economías "más bancarizadas" de la OCDE por lo que "se viene encima una industria de los servicios bancarios donde los márgenes se van a estrechar y la gestión de riesgos será más estricta". "El número de operadores en el censo va a ser menor", sentenció Ontiveros.

   El economista aseguró que hasta ahora el sistema bancario español ha requerido menos ayudas y apoyos públicos que el resto del mundo, pero eso no quiere decir que no vaya a requerir ayudas en los próximos meses, porque al igual que en otros países de Europa continental, en España existe una "correlación estrechísima entre paro y morosidad y la morosidad es una muy mala acompañante de sistema bancario".

   Indicó que esta crisis contribuirá a que las finanzas sean diferentes a como eran hasta ahora y asistiremos a un sistema financiero mucho más regulado, sujeto a una mayor supervisión, más pendientes de la gestión de riesgos y en ciertas medida una vuelta a la "banca aburrida, menos glamourosa y más cerca de la tierra para evitar que vuelva a suceder lo mismo".

EL DÍA DESPUÉS DE LA CRISIS.

   Respecto al final de la crisis, Ontiveros afirmó que "en EEUU está llegando, pero en Europa no se puede esperar que llegue hasta entrados 2011, porque si se entiende por final de la crisis la recuperación de la economía, la respuesta es que hasta no tener un sistema bancario absolutamente normalizado, no se puede hablar de recuperación económica y de la tasa de paro y eso no será hasta finales del año que viene".

   "Hay indicadores favorables en España, pero son indicadores de moderación en el ritmo del deterioro, no indicadores expresivos de recuperación. Indican que probablemente la severidad e intensidad de la recesión se está atenuando, pero ni mucho menos son indicadores expresivos de un final de recesión", dijo Ontiveros, que añadió que se seguirán viendo señales adversas en el mercado de trabajo.

   Así dijo además que habrá que estar "muy atentos" a que no se den episodios de inestabilidad bancaria que podría retrasar el necesario ajuste en el sector de la economía, ya que mientras no esté normalizado el sistema bancario y alejados los riesgos de enfermedad en alguna entidad bancaria en toda Europa no habrá normalización.

   "Lo peor ha pasado, pero lo que queda por ven ir no es bueno", dijo Ontiveros, que añadió que la transición entre lo peor y lo aceptable puede ser una transición "muy larga".

   Durante su conferencia trató de subrayar lo que de singular tiene esta crisis porque está condicionando la forma de gestión y las medidas adoptadas políticamente y destacó también como la crisis está afectando de manera concreta a España y a su sistema financiero, y como el país está llegando un poco más tarde a los efectos más directamente financieros.