Inmodiario

Alantra ha anunciado el lanzamiento de un nuevo fondo de deuda inmobiliaria con un tamaño objetivo mínimo de 100 millones de euros y con un máximo de 150 millones de euros. El vehículo ofrecerá préstamos de entre 5 y 25 millones de euros sobre activos inmobiliarios, principalmente comerciales, como oficinas, retail, hoteles, logístico, residencias de estudiantes y de ancianos, así como otros activos alternativos. Dichos préstamos podrán ser utilizados para distintas finalidades tales como la compra de activos inmobiliarios, refinanciación de la deuda existente, financiación de obras de rehabilitación o reposicionamiento.

Este lanzamiento supone un nuevo paso en el objetivo de desarrollar el área de deuda privada de Alantra, tanto por estrategias como por geografías cubiertas. La firma gestiona actualmente más de 300 millones de euros en dos vehículos de deuda privada y ha completado 19 inversiones y cuatro desinversiones, siendo una de las firmas más activas en este segmento en el mid-market español.

El área de deuda inmobiliaria será liderada por Jaime Cano (Managing Director), que fue responsable de Real Estate Finance en Iberia en Société Générale y se unió a Alantra hace dos años para reforzar el desarrollo de la plataforma de deuda privada. Eduardo Martín, que cuenta con una amplia experiencia en este segmento, se incorpora como Director para liderar el equipo de inversión de deuda inmobiliaria.

Jaime Cano afirmó: "Existe una clara oportunidad de mercado para fondos de deuda con fuerte presencia local que ofrezcan financiación flexible en operaciones de tamaño

medio y que cubra todo tipo de activos comerciales. Tenemos ya una cartera extensa de operaciones potenciales por un importe superior a 100 millones de euros".

La entrada de Alantra Private Debt en el sector de la deuda inmobiliaria llega en un momento idóneo del ciclo gracias al entorno de bajas tasas de interés junto al gran volumen de inversión que está recibiendo el sector inmobiliario. A ello se suma el apetito decreciente de los bancos tradicionales por ciertos activos inmobiliarios.