Inmodiario

El vicepresidente segundo y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática de la Generalitat Valenciana, Rubén Martínez Dalmau, se ha reunido por videoconferencia con el alcalde de Valencia, Joan Ribó, para tratar la eliminación de barreras de cara a impulsar el uso de energías renovables y de autoconsumo, en particular de la energía solar fotovoltaica en la ciudad.

En ese sentido, la Generalitat, a través del Instituto Valenciano de la Edificación (IVE), que dirige, Begoña Serrano, ha elaborado la propuesta dirigida a revisar y actualizar la normativa local a instancias del propio Ayuntamiento.

Martínez Dalmau ha manifestado que "es deseable permitir el normal desarrollo para la transición energética utilizando energías renovables. Fundamentalmente, con el aprovechamiento de la energía solar, y en particular con la producción de proximidad, de origen fotovoltaico y para autoconsumo". Ello será posible, ha añadido, gracias a "la propuesta elaborada por el IVE y que se implementará en la ciudad de Valencia".

El vicepresidente ha señalado que la eliminación de barreras para favorecer sistemas de energía renovables "está en sintonía con el compromiso del ayuntamiento para conseguir los respectivos objetivos medioambientales de cara al 2030".

"Especialmente, el 60 % de reducción de las emisiones de CO2 equivalentes, el 45 % de la electrificación de la demanda de energía final de la ciudad, una cobertura del 10 % de la demanda final con energías renovables y un 20 % generada in situ respecto al consumo eléctrico total", añadía Martínez Dalmau.

Begoña Serrano ha destacado que "el informe técnico elaborado por el IVE ha detectado que las principales barreras para la implantación de las renovables están relacionadas con el hecho que la mayoría de las instalaciones no estaban previstas cuando fue aprobada la legislación urbanística en vigor".

"De ello se deriva, la existencia de diferentes criterios interpretativos a la hora de aplicar las diversas normativas para estas instalaciones. También se revela una elevada complejidad en los trámites administrativos asociados a el alta y el registro de dichas instalaciones, existiendo una necesidad de sistematizar los expedientes a gestionar", ha añadido.

Asimismo, en el informe se subraya que el marco normativo vigente condiciona la implantación de estos sistemas porque "no se ajusta a la realidad de las nuevas instalaciones" y, en ese sentido, "está obsoleto y merece su adecuación", ha puntualizado Serrano.