Inmodiario

La presidenta de Baleares, Francina Armengol, acompañada del consejero de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, ha presidido una reunión con los representantes del sector de promotores de energías renovables de las Illes durante la cual el director de Renovables del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía) del Ministerio de Transición Ecológica, Joan Groizard, ha dado a conocer la aprobación de una convocatoria de ayudas específica para parques fotovoltaicos en las Illes Balears dotada con 40 millones de euros.

Es una línea de ayudas para las Baleares que el Gobierno había pedido reiteradamente al Estado y que será cofinanciada con fondos europeos FEDER. Las ayudas tienen el objetivo de impulsar el avance en la implantación de renovables y están dirigidos a los promotores de parques fotovoltaicos.

Armengol ha recalcado que "esta medida deriva de la aprobación del Régimen Especial de las Illes Balears", que tiene una parte específica dedicada a energía. "Compromete al Gobierno estatal a invertir en esta comunidad autónoma en términos energéticos", ha subrayado.

La resolución de la convocatoria del IDAE se ha publicado en el BOE este mismo jueves, con lo cual, a partir de mañana, ya se podrán presentar los proyectos. Tienen tres meses para hacerlo y todos los parques tienen que estar finalizados en el 2022, aunque muchos están listos para empezar la construcción de forma inmediata. Toda la información estará también disponible en la web del IDAE.

Además de los 40 millones de euros que el IDAE destina a estas ayudas, se prevé una segunda partida de 20 millones, que se activaría si fuera necesaria. En el marco de esta convocatoria, los promotores que quieran participar podrán recibir ayudas de un máximo de 15 millones por empresa y proyecto.

Armengol ha destacado que las Islas Baleares han sido "líderes y pioneras para conseguir las emisiones cero" y ha recordado que estas medidas tienen que ir "más allá de una legislatura". En esta línea, la presidenta ha expresado que estas ayudas son "imprescindibles para llegar a una producción de energías 100% limpias en el 2050".

Hay que recordar que el horizonte que fija la Ley de Cambio Climático y Transición Energética de las Illes Balears es tener unas islas libres de combustibles fósiles y 100 % de energías renovables en el 2050. Para el 2030 las previsiones son disponer de un 35% de renovables (85% en Menorca en el marco del proyecto Menorca 2030), un 23% de reducción del consumo energético y una reducción del 40% de las emisiones contaminantes.

El detalle de la convocatoria ha sido pactado entre el GOIB y el IDAE, con la participación de los promotores renovables, que han estado trabajando en cuestiones técnicas estos meses, según se acordó a finales de diciembre de 2018.

Parques fotovoltaicos

Actualmente hay en servicio 36 parques fotovoltaicos en las Islas Baleares, que producen 71 MW. Entre 2012 y 2015 únicamente se instaló 1 MW y en la actualidad están en trámite 26 parques fotovoltaicos que suman 230 MW, multiplicándose por tres la potencia en parques fotovoltaicos desde 2015.

La puesta en servicio de estos parques permitirá superar los 300 MW. Esta potencia en energía renovable ahorrará la emisión de 260.000 toneladas anuales de CO? y 500 toneladas anuales de dióxido de azufre SO?. Solo con los parques actuales y los que están en trámite, Baleares pueden llegar al 10% de renovables en el 2020 en el conjunto de las Illes y hasta el 20% en Menorca.

De los parques que están en trámite, 22 son de pequeñas dimensiones y suman 100 MW. Se trata de parques de entre 2,4 y 3,9 MW. Otros 4 son mayores y suman 130.

Las ayudas harán más atractiva económicamente la apuesta por los parques de menores dimensiones, que son las que se adaptan a la especificidad territorial de las islas.

Características de la línea de ayudas para las Islas Baleares:

- Se subvencionan más los proyectos de pequeñas dimensiones (los conectados a red de distribución), a día de hoy de hasta 4 hectáreas, para fomentar los pequeños y reconocer las mayores dificultades que tienen por ser rentables. La principal novedad de la convocatoria es que se ha permitido que se puedan presentar proyectos que todavía no han finalizado su tramitación ambiental, sólo si son de menos de 10 hectáreas, para maximizar la concurrencia, de manera que la convocatoria sirva también para estimular la presentación de nuevos proyectos de pequeñas dimensiones más allá de los que ya estaban en tramitación o autorizados.

-Se pueden presentar proyectos a partir de 100 kW, hecho que abre la puerta a instalaciones en techos de ciertas dimensiones.

- Se pueden subvencionar tanto sistemas fijos como con seguidor, y también sistemas de almacenamiento (baterías) asociados a las plantas solares.

- La ayuda que podrán recibir los promotores de los parques consiste en una subvención inicial a la inversión en los proyectos renovables, que después venderían su energía en condiciones de mercado.

- Es una convocatoria con concurrencia. Se valoran los factores siguientes:

- Nivel de ayuda pedida (quien menos ayuda pida más puntos obtiene).

- Estado de la tramitación (cuantos más pasos se hayan alcanzado en la tramitación del proyecto, más puntuación).

- Se pueden introducir factores en función de la localización (por islas o por zonas en función de la penetración de renovables).

- Los promotores pueden escoger recibir la subvención de forma anticipada como préstamo, o recibirla una vez se haya ejecutado el proyecto.

-Las ayudas concretas a cada proyecto dependerán de la rebaja que hagan respecto de la ayuda máxima a la hora de participar en la convocatoria.

-En todo caso, como límites máximos se prevén ayudas que podrían llegar al 15% para grandes proyectos y 25% para pequeños proyectos, en función del sistema de cálculo.