Inmodiario

Barcelona. Iberdrola Renovables, líder mundial en energía eólica, ha entrado en el mercado catalán de la energía renovable mediante la compra de los parques eólicos de Conesa II y Savallá, que se han convertido en los dos primeros de la compañía en esta comunidad autónoma. Ambas instalaciones, que ya están operativas y suman 50 megavatios (MW), se ubican en la provincia de Tarragona y han sido desarrollados por Gamesa, mediante la instalación de 25 aerogeneradores del modelo G90, de 100 metros de altura y 2 MW de potencia unitaria.

En concreto, el parque de Conesa II está situado entre los municipios de Conesa y Forés y dispone de una potencia de 32 MW, mientras que el de Savallá se ubica en el término municipal de Savallà del Comtat y dispone de 18 MW.

Gracias a esta adquisición, Renovables no sólo sigue consolidándose como la primera empresa del país en el desarrollo de las energías limpias sino que ratifica su apuesta por Cataluña. En este sentido, la compañía aspira a alcanzar una posición destacada en el nuevo desarrollo del sector renovable catalán previsto para los próximos años y, para ello, está llevando a cabo diversos proyectos de relevancia en esta comunidad, especialmente en el campo de la I+D+i.

Iberdrola Renovables apoya desde 2009 al IREC (Institut de Reserça en Energia de Catalunya) en la puesta en marcha de una plataforma de ensayos -el denominado Proyecto Zefir Test Station- de cara a progresar en la investigación sobre las peculiaridades de la energía eólica ‘offshore’.       

Otra iniciativa de gran importancia es la que va a emprender la Empresa con el BSC (Centro Nacional de Supercomputación), con sede en Barcelona, con el objetivo de mejorar el diseño de los parques eólicos terrestres que tienen una alta densidad de aerogeneradores o están instalados en zonas de orografía compleja y de los parques eólicos marinos de gran magnitud.