Inmodiario

Navarra. Alfredo Ursúa, ingeniero industrial, ha desarrollado un equipo electrónico que consigue hasta un 11% más de eficiencia energética en el proceso de obtención de hidrógeno mediante la tecnología de electrolisis alcalina, la más desarrollada y empleada a nivel industrial y, por lo tanto, la mejor posicionada para su integración con energías renovables. En su investigación, cofinanciada por las empresas Acciona Energía e Ingeteam, Ursúa ha utilizado un electrolizador alcalino comercial, pero alimentado por un novedoso equipo electrónico.

Las tecnologías del hidrógeno están consideradas como un elemento fundamental, a medio y largo plazo, en el desarrollo de un nuevo modelo energético más sostenible, basado en fuentes renovables. Los investigadores trabajan actualmente en tres campos: cómo producir el hidrógeno, cómo almacenarlo y cómo utilizarlo. “Aunque existen diferentes métodos para obtenerlo a partir de recursos naturales en estos momentos sólo la electrolisis del agua, basada en fuentes de energía renovables, es capaz de producir grandes cantidades de hidrógeno sostenible”, dice el ingeniero.

El equipo “ha sido específicamente diseñado y construido para este trabajo, y es capaz de suministrar una potencia controlada con un gran rango de amplitud y variabilidad”, comenta Ursúa, lo que le ha permitido validar experimentalmente las distintas líneas de trabajo planteadas en su tesis. Uno de los principales logros ha sido desarrollar un nuevo modelo electroquímico completo, que permite predecir el comportamiento eléctrico del módulo de electrolisis en cualquier situación de funcionamiento, ya sea permanente o transitorio.

Además, según indica, el modelo presenta un gran potencial para contribuir al rediseño de electrolizadores, por parte de los fabricantes, y a optimizar las estrategias de control y gestión de estos dispositivos. 

Otro de los aspectos relevantes de la investigación ha sido analizar la eficiencia energética de los sistemas de electrolisis; en concreto, la manera de reducir el consumo de electricidad sin disminuir con ello la producción de hidrógeno. Por otro lado, ha propuesto diferentes estrategias de gestión de los electrolizadores alcalinos, tanto en un sistema fotovoltaico como en uno eólico, que consiguen incrementar la vida útil de las unidades de electrolisis y reducir los vertidos energéticos.