Inmodiario

En el marco de las actuaciones municipales derivadas del plan de choque para controlar las viviendas de uso turístico ilegal, el Ayuntamiento de Barcelona ha reclamado a la plataforma Airbnb la desactivación inmediata de 969 anuncios de pisos que no cumplen la normativa y que, por lo tanto, actúan de manera irregular.

Del total de 969 anuncios localizados, 524 ofrecen pisos enteros sin licencia o con licencia falsa. Los otros 445 se anuncian como habitaciones, pero en realidad ofrecen una vivienda entera dividida por estancias o habitaciones con servicios que esconden la actividad real de albergue o pensión. Más de la mitad de los anuncios hacen referencia a viviendas situadas en Ciutat Vella (420) y en L'Eixample (273).

Ya hace tiempo que el Ayuntamiento de Barcelona tiene abierta una línea de trabajo para impedir la oferta ilegal de pisos turísticos en internet.

Desde el 2017 se ha requerido la desactivación de 11.714 anuncios en las plataformas, 9.770 de los cuales son de Airbnb. Es decir, más de 8 de cada 10 pertenecen a esta plataforma.

Balance del plan de choque

La medida se suma a las acciones del plan de choque que se inició en el 2016 para poner freno al descontrol que había con respecto a los pisos turísticos ilegal. Desde entonces, se ha abierto un total de 16.993 expedientes disciplinarios, que han derivado en 7.194 órdenes de cese y 8.740 sanciones.

Además, 2.176 pisos que hacían de alojamiento turístico ilegal actualmente tienen uso de vivienda, ya sea porque han entrado en el mercado de alquiler o porque se han convertido en la residencia principal de la persona propietaria.

Con respecto a los alojamientos legales, se han tramitado 908 sanciones en pisos con licencia que causaban molestias a la ciudadanía.

Para que una vivienda turística sea legal sus propietarios de las viviendas deben comunicar expresamente al Ayuntamiento su intención de ejercer esta actividad y la Administración debe conceder una licencia que acredite que cumple todos los requisitos establecidos por la ley.

También tiene que disponer de cédula de habitabilidad y no pueden alojarse en ella más personas de las que esta establece. En cuanto al interior de la vivienda, debe estar en perfecto estado de higiene, amueblado y contener todos los utensilios necesarios para habitarla.