Inmodiario

La oferta de alquiler tradicional sube un 50% por el trasvase de pisos turísticos

El volumen de viviendas en alquiler ha sido uno de los aspectos más influenciado por el Covid-19, cuyo impacto ha cambiado de forma brusca la tendencia de moderación que se venía presentando.

La oferta de viviendas en alquiler se ha disparado en torno a un 50% respecto al mismo período del año anterior (septiembre de 2019), hasta llegar a un total de 134.000 viviendas disponibles. Esta es una de las principales conclusiones de la nueva edición del informe "Mercado de alquiler residencial en España" que publica Servihabitat Trends, la plataforma de investigación y análisis del sector impulsada desde Servihabitat.

Con estos datos, el volumen de vivienda en alquiler ha pasado de representar algo más del 10% de las que se encontraban en venta, al 16,4%.

El motivo de este incremento se explica por el trasvase de propiedades turísticas y de alquiler a corto plazo al mercado residencial, o por el cambio de venta a alquiler de propietarios que no consiguen alcanzar sus expectativas de precio.

En el informe se destaca que el mercado de alquiler residencial en España, un segmento de mercado que de momento se presenta como uno de los menos impactados dentro del inmobiliario por la crisis del Covid-19, sigue en plena consolidación manteniendo la tendencia de crecimiento de los últimos años.

En este último análisis, se ha comprobado que la incidencia de la actual coyuntura ha alterado de forma significativa algunos de los indicadores que se tienen en cuenta a la hora de medir la marcha del sector y ha impulsado cambios de tendencias tanto en la oferta como en la demanda.

Juan Carlos Álvarez, director general de Negocio de Gestión Patrimonial de Servihabitat, explica que "estamos ante un segmento de mercado que, hasta ahora, ha soportado mejor el impacto de la crisis de la Covid-19 dentro de un mercado inmobiliario sólido y saneado, pero que su estabilidad está condicionada por varios factores que actualmente presentan nuevos retos dentro del sector".

En este sentido, Álvarez añade que la necesidad de una mayor colaboración público-privada y de un marco jurídico estable y equilibrado, son dos aspectos fundamentales para mantener un alquiler residencial que pueda satisfacer su creciente demanda.

Más rentabilidad para una vivienda en alquiler

La ratio de rentabilidad ha aumentado, respecto al año pasado, en un punto porcentual, situando la rentabilidad anual bruta media para una vivienda de alquiler en un 6,8%. Es destacable señalar que el crecimiento de esta ratio se produce a partir del segundo y tercer trimestre del año, lo que ha posicionado el mercado de alquiler como uno de los valores refugio en el contexto actual.

Analizando el mapa de España, entre las provincias que presentan una rentabilidad más alta, destacan Toledo (7,2%), Valencia (7,2%), Sevilla (7%), Murcia (6,7%), Lérida (6,7%) y Huelva (6,6%), mientras que en el otro extremo, se sitúan Orense (4,6%), Islas Baleares (4,9%), Palencia (4,9%) y Gerona (4,9%).

Por otro lado, de media, el tiempo que se tarda en alquilar una vivienda en España ha subido hasta los 58 días (8 semanas) en el mercado en septiembre de 2020, casi 10 días más que hace un año. Este aumento no se debe tanto a que existan dudas en la intención de alquilar, sino la búsqueda de mejores condiciones por parte de la demanda, y a la mayor cautela en los propietarios a la hora de seleccionar a sus inquilinos por la incertidumbre económica.

Los precios se estabilizarán en el contexto Covid-19

En el último año, se ha seguido una tendencia alcista según la oferta disponible en el mercado en septiembre de 2020, con un incremento interanual del 14,7%, por lo que el precio ha sido uno de los indicadores que se ha visto menos afectado en los primeros meses de pandemia.

Este aumento sitúa el precio del m² en 10,8EUR de media nacional y la renta mensual del alquiler en 918EUR para una vivienda de 80-90m². Aun así, se debe tener en cuenta que la oferta sobre la que se ha analizado el precio no se ciñe a las mismas características que las que presentaba el año pasado, ya que el aumento notable de la oferta en el mercado de alquiler ha modificado la tipología de producto.

El precio mínimo de viviendas de alquiler lo encontramos en las provincias de Cáceres (391 EUR), Cuenca, Ciudad Real y Jaén (408 EUR), Teruel (417 EUR) y Zamora (434 EUR). Por contra, los máximos registrados se sitúan en las grandes ciudades y sus áreas metropolitanas, así como en los principales mercados costeros. En concreto destacan Islas Baleares (1.037 EUR), Barcelona (1.054 EUR), Madrid (1.046 EUR) y Guipúzcoa (1.190 EUR).

Desde la Red de agentes colaboradores (APIs) de Servihabitat se prevé que el mayor volumen de oferta provocará que los precios tiendan a cierta estabilización sin esperar, a diferencia de los años anteriores, variaciones elevadas en 2021.

La polarización también se perfila como una tendencia en este segmento de mercado. La distancia se acusará entre los hogares con capacidad de pago, pero no de ahorro, que pueden acceder a pagar rentas más elevadas y los hogares con menos niveles de ingresos que requieren un alquiler a precios más ajustados.

Una demanda creciente con nuevas tendencias

Según los datos mensuales del CIS, la evolución mensual de la población que vive en régimen de alquiler sigue creciendo, llegando a ser del 23,9%. De todas formas, este porcentaje muestra que España aún mantiene la brecha con la media de la Unión Europea, del 31%, y que existe mucho recorrido para seguir ampliando la base de población que tenga en el alquiler su opción residencial.

Según los datos del informe, la edad media de los demandantes se sitúa en los 33,2 años, un dato muy alineado respecto al del año pasado (33,1 años). Si nos centramos en los tramos de edad, aunque el porcentaje de los menores de 35 años sigue siendo el más alto, destaca el crecimiento que ha habido en el tramo de 36 a 45 años, el segundo más relevante con un porcentaje que se sitúa en el 25,1%, cuando en 2019 era del 23,8%. Es probable que la incertidumbre del momento haya ralentizado la decisión de optar a la compra en propiedad en este grupo de edad.

Por otro lado, las circunstancias del Covid-19 han impulsado que la demanda nacional de los hogares de alquiler haya alcanzado una cota elevada, con casi 5 puntos porcentuales más que antes de la pandemia.

A su vez, y a raíz de los últimos meses de confinamiento, la demanda de viviendas más grandes y con espacios abiertos se ha visto incrementada. Según la Red de Agentes Colaboradores APIs de Servihabitat, de media, la superficie útil demandada ronda los 79,4m²u.