Inmodiario

Christie & Co publica un nuevo informe en el que analiza el producto Hostel, para ofrecer una visión real y actual sobre una de las tipologías de alojamiento que más está creciendo y que más interés está suscitando entre los inversores.

El informe se divide entre una parte cualitativa que define el concepto Hostel, su demanda y modelo de negocio, y otra cuantitativa que analiza más de 350 establecimientos en 10 ciudades de la Península Ibérica (Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Valencia, Palma, San Sebastián, Sevilla, Lisboa y Oporto).

En este estudio se define el Hostel como un tipo de alojamiento que ofrece camas individuales en dormitorios compartidos (principalmente de 4, 6 y 8 camas), con cuartos de baño también compartidos, así como habitaciones dobles de uso privado y otras instalaciones y áreas de uso común (incluyendo, entre otros, cocina compartida, área de ocio, salas de trabajo o lavandería).

El principal cliente de los Hostels es el segmento de los millenials, esto es, las personas nacidas entre 1981 y 1999, cuyas preferencias a la hora de escoger el alojamiento se centran en la ubicación, la relación calidad-precio (value for money) y la disponibilidad de espacios comunes y actividades de socialización. Para mantenerse como la tipología de alojamiento de referencia para estos clientes, el Hostel es uno de los productos alojativos que más ha evolucionado en los últimos años, pasando de enfocar su negocio exclusivamente en la venta de camas a precios muy competitivos (albergues juveniles), a ofrecer habitaciones dobles e híbridos entre residencias de estudiantes, apartamentos y alojamientos de larga estancia.

La optimización del espacio permite al Hostel alcanzar un mayor número de camas disponibles en un mismo espacio del que sería necesario para una habitación de hotel, lo que genera altas rentabilidades operativas brutas (GOP), superiores al 50%. Por norma general, la venta de camas y habitaciones representa entre el 70% y el 90% de los ingresos totales, la venta de Alimentos y Bebidas representa entre el 10% y el 20%, y la venta de otros ingresos genera entre el 3% y el 5% restante. El éxito de esta fórmula ha hecho que muchos inversores dediquen sus esfuerzos a la compra de este tipo de activos, ya se trate de inmuebles para reconvertir o de establecimiento ya operativos. La gran mayoría de los activos transaccionados se ubican en las zonas prime de ciudades de primer orden turístico, con retornos de entre el 6% y el 7%.

En cuanto a la oferta de Hostels en la Península Ibérica, Barcelona se posiciona como la ciudad con mayor número de camas (8.200 camas aproximadamente) y con los niveles más altos de Ingresos por Cama Disponible (RevPAB) (entre 16 y 21 Euros), por delante de Lisboa (5.900 camas y un RevPAB de entre 12 y 17 Euros) y Madrid (5.614 camas y un RevPAB de entre 15 y 20 Euros). Cabe destacar que Lisboa, con 93 Hostels, es el principal mercado por número de establecimientos y que Madrid presenta el segundo RevPAB más alto (15-20 Euros), así como el mayor número de camas por activo (117 camas).

Por otro lado, Oporto se posiciona como el cuarto mayor mercado por número de camas (2.048 camas) y registra unos niveles de RevPAB similares a los de Lisboa. Por su parte, Sevilla es el quinto mercado en la península ibérica y tercero más grande de España (1.680 camas y un RevPAB de entre 13 y 18 Euros), seguido por Valencia (1.196 camas y un RevPAB de entre 11 y 16 Euros), Bilbao (1.182 camas y un RevPAB de entre 9 y 14 Euros) y Málaga (1.041 camas y un RevPAB de entre 13 y 18 Euros), que además se posiciona como el segundo destino en cuanto a niveles de ocupación (entre 75% y 80%) por detrás de Barcelona. Finalmente, San Sebastián (708 camas y un RevPAB de entre 13 y 18 Euros) y Palma (346 camas y un RevPAB de entre 14 y 19 Euros) son las ciudades con menos presencia de Hostels dentro de los mercados analizados. No obstante, cabe mencionar que San Sebastián registra el mismo Precio Medio por Cama (ABR) que Barcelona (entre 21 y 26 Euros).