Inmodiario

El 80% de los propietarios de primera o segunda residencia asegura que no alquilaría su vivienda como alquiler vacacional frente a un 20% que no lo haría. De hecho, un 3% asegura que ya ha entrado en este mercado y otro 17% no lo descarta. Estas son las principales conclusiones que se extraen del estudio "Radiografía del mercado de la vivienda" realizado por el portal inmobiliario fotocasa y que en este caso hace especial foco en la situación del alquiler turístico en España.

Del estudio se observa que los propietarios se muestran más predispuestos a alquilar como vacacional su segunda residencia y no tanto la primera. Así, el 84% de los propietarios de primera residencia no la ha alquilado ni la alquilaría para ponerla en alquiler de corta duración, frente al 67% de propietarios de segunda residencia que no consideraría alquilarla como vacacional. En cambio, el 16% de propietarios estaría dispuestos a alquilar su primera residencia (un 14% que estaría dispuesto frente al 2% que ya lo ha hecho) y otro 33% que alquilaría su segunda residencia por cortos periodos de tiempo (un 26% que estaría dispuesto a hacerlo y un 7% que ya lo ha hecho).

"Nuestros datos reflejan que pese a la cada vez mayor demanda y oferta de vivienda vacacional en nuestro país, 8 de cada 10 propietarios particulares se resisten a alquilar su vivienda por cortos periodos de tiempo y aunque un 20% sí se lo plantea, tan solo un 3% la ha alquilado o está intentando hacerlo como vacacional en el último año. En el caso de los propietarios de segunda residencia este porcentaje se eleva al 7%, pero aun así, la oferta de vivienda vacacional por ahora tiene poco peso entre los particulares", explica Beatriz Toribio, directora de Estudios de fotocasa.

Respecto a las edades, si nos fijamos en las diferencias entre los perfiles con mayor disposición a alquilar su primera residencia frente a los que no lo consideran, se ve un mayor peso de las edades 18 a 35 años, que se muestran dispuestos a poner su primera residencia en alquiler (12% frente al 9% que no lo considera). Los más seniors, en cambio, representan un 60% entre los dispuestos a alquilar su vivienda como vacacional frente al 71% que los que no están dispuestos a ello. Además, aquellos que viven actualmente solos se muestran más predispuestos a alquilar su primera residencia por cortos periodos de tiempo (14% frente al 10% que no están dispuestos a ellos).

En cuanto al efecto que este tipo de alquiler tiene actualmente en el mercado y sobre todo en los precios, uno de cada dos propietarios considera que el alquiler vacacional está afectando notablemente al incremento de los precios.

Baja la intención de poner una vivienda como alquiler turístico entre los que se plantean comprar

Haciendo foco en el uso que tienen en mente los que han estado activos en el mercado de la compra en el último año, se observa un pequeño descenso entre los que tienen en mente poner en alquiler vacacional su futura segunda residencia o una vivienda que han comprado como inversión. Así, se pasa de un 6% en 2017 a un 4,5% en 2018.

Este descenso en la intencionalidad de poner la vivienda en alquiler vacacional viene dado principalmente por los compradores de segunda residencia y se mantiene el porcentaje de los que comprar como inversión y tienen en mente alquilar por cortos períodos de tiempo, que representa el 2% del total de los activos en el mercado de la vivienda.

El principal motivo que lleva a los propietarios plantearse poner en alquiler vacacional su vivienda es la alta rentabilidad que ofrece esta fórmula. Así, un 35% de los propietarios lo concibe como una importante fuente de ingresos y un 25% alega directamente la rentabilidad del alquiler. En cambio, se observa un pequeño descenso por la preocupación de mantener la vivienda ocupada entre los motivos para plantease este tipo de alquiler (un 16% en 2017 frente un 11% en 2018%).