Inmodiario

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha visitado varios enclaves del Moncayo, entre ellos el Real Monasterio de Santa María de Veruela, cuyas obras del Parador Nacional siguen pendientes de finalización.

En este sentido, Lambán ha responsabilizado al Ejecutivo central, cuya actitud pasiva ha criticado al advertir de que "sigue perdiendo días, meses y oportunidades" por no abrir las puertas del Parador Nacional del Monasterio de Veruela, cuya primera piedra se colocó en el año 2008 y donde ya están ejecutadas prácticamente todas las inversiones necesarias para que las instalaciones pudieran comenzar a funcionar.

"La Diputación ha sido siempre inmensamente generosa con este proyecto", ha aseverado el presidente de Aragón, al tiempo que recuerda que no solo surgió de la DPZ la idea de hacer un parador en Veruela en el recinto monástico, propiedad de la institución provincial que cedió parte de su suelo para la ejecución del parador, sino que ha ido más allá de sus obligaciones, aportando recursos propios para que el parador fuera una realidad, dado que creen que será "una palanca formidable de desarrollo de la zona".

Además del parador, en las instalaciones continuarán funcionando las visitas al monasterio medieval y los museos del aceite y el vino y "todas estas iniciativas interactuarán entre sí de manera muy exitosa para el futuro de la zona", explicaba Lambán. Sin embargo, "cada día que se pierde" sin tener el parador en funcionamiento "es absolutamente inexplicable que se pierda. Frente a esa actitud generosa de la DPZ ha habido una actitud mezquina y cicatera del Gobierno de España que resulta absolutamente inexplicable", ha insistido.

Lambán ha recordado que la primera piedra de este proyecto se colocó en 2008 y "es una obra que en dos o tres años debió de haber concluido", pero "estamos en 2018 y la obra no ha concluido todavía a pesar de que la inversión está hecha casi en su totalidad, lo que hace aún más inexplicable todavía que esté sin abrir y se sigan perdiendo días y meses y oportunidades para la zona cuando todo está en perfecto estado de revista para que el parador se abra".

Confía en que Rajoy no le defraude

De hecho, ha detallado que en su reciente entrevista con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, Lambán mencionó una serie de asuntos de importancia para la Comunidad, entre ellos, y a petición del presidente de la DPZ, el estado del parador de Veruela.

"En este momento los jefes de gabinete de Rajoy y del Pignatelli están hablando de esos diez asuntos y de lo que tiene que ver con el Monasterio de Veruela y con el parador. Rajoy me dijo que tomaba conciencia de lo absurdo de la situación, de que una inversión esté prácticamente terminada y que no eche a andar, cuando todos sabemos el inmenso beneficio que a la zona le produciría y quiero creer que de una vez por todas lo que debe desatascarse, se desatasque de una vez y que el parador eche a andar, si eso no ocurriera el presidente del Gobierno me decepcionaría profundamente", ha dicho tajante.

En su opinión, el proyecto del parador de Veruela demuestra "la desidia con la que el Gobierno de España trata a las Comunidades y al conjunto del país". En un momento "espléndido" en cuanto al desarrollo económico, de la inversión y el empleo que podría hacer que las Comunidades y el medio rural aprovecharan "todas sus oportunidades, es necesario que se acometan inversiones, "pero, por desgracia, eso no está ocurriendo".

"Lo de Veruela es una metáfora perfecta de lo que es este Gobierno para España y para Aragón, dándose aquí la paradoja añadida de que la inversión está prácticamente hecha en su totalidad, pero se es tan pasivo a la hora de coger el toro por los cuernos, de hacer frente a las necesidades del país que incluso habiendo hecho la inversión no se abre el parador", ha lamentado Lambán.

En contraposición, ha elogiado el "desarrollo formidable" que están logrando municipios cercanos, como Borja, no solo en la industria, sino con proyectos como las energías renovables y ha deseado que este ejemplo se reproduzca en otras localidades de la comarca de Tarazona y el Moncayo.

Por su parte, el presidente de la DPZ, Juan Antonio Sánchez Quero, ha asegurado que la apertura del parador "se está convirtiendo en el cuento de nunca acabar". El proyecto inicial indicaba en 2006 que la ejecución de las obras se acometería en 26 meses, para hacer coincidir su puesta en marcha con la Exposición Internacional de Zaragoza en 2008, pero "luego se pasó a 2010, a 2014 y estamos en 2018" con las instalaciones sin abrir.

La DPZ ha enviado dos cartas a Mariano Rajoy "para que se implique" y Sánchez Quero se ha reunido con la secretaria de Estado de Turismo y con el director general de Turespaña "y todo han sido falsas promesas, me siento engañado y le quiero pedir a Rajoy que, de una vez por todas, ponga fecha para la apertura sin más dilación y sin dar más largas".

Sánchez Quero ha coincidido en que este proyecto contribuirá al desarrollo de las localidades del Moncayo y el conjunto de la provincia y de la Comunidad "saldrían muy beneficiados". En las instalaciones se han invertido 24 millones de euros, las obras son "responsabilidad única de Turespaña" y la DPZ "siempre ha colaborado para su pronta apertura", aportando un millón de euros para varias mejoras.

Así, ha precisado que estaban pendientes de ejecutar los accesos de evacuación, "que ya está arreglado", y el ensanchamiento de las puertas, ya adjudicado a una empresa de Vera y que comenzará "en breve", por lo que "desde la DPZ está todo listo y exijo a Rajoy que ponga una fecha ya para abrir y que no de más largas", ha insistido el presidente de la Diputación.