Inmodiario

El Ayuntamiento de Madrid pondrá en marcha un paquete de medidas para abordar los problemas que la acelerada implantación de la vivienda de uso turístico está generando en la ciudad, en especial en algunas zonas de los distritos centrales de la ciudad, tal y como ha anunciado la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. El aumento de este tipo de uso de las viviendas es el resultado de un incremento de la actividad turística y de nuevas formas de su desarrollo ligadas a Internet.

Carmena ha querido recordar que estas medidas se ponen en marcha en el marco de las competencias municipales para atender a un problema cada vez más acuciante y ante la inacción de la Comunidad de Madrid, de quien depende la regulación de la actividad turística en viviendas y apartamentos.

En primer lugar, se clarificará de qué manera se integran las dos modalidades de alojamiento turístico (Apartamentos turísticos y Vivienda de uso turístico) establecidas en el decreto 79/2014 de 10 de julio de la Comunidad de Madrid en las Normas Urbanísticas del Plan General.

Los planteamientos urbanísticos que se propondrán para esta clarificación se basarán en el tiempo destinado al uso turístico de las viviendas particulares, así como en la dedicación parcial o total de las viviendas a uso turístico. En este sentido, los servicios municipales harán comprobaciones para acreditar que el propietario realmente reside en ese inmueble.

Los apartamentos turísticos y las viviendas de uso turístico que prestan alojamiento de tipo profesional durante más de tres meses al año serán reguladas por el decreto como actividades turísticas, y por tanto estarán comprendidos en el uso terciario de hospedaje y sometidos a las condiciones de implantación de este uso, por lo que tendrán que tener una licencia urbanística hotelera.

En estos momentos se está redactando un Plan Especial para modificar las normas urbanísticas del Plan General ante el incremento de plazas hoteleras y viviendas de uso turístico en determinadas áreas de la ciudad. Esto permitirá regular en qué calles y situaciones se pueden compatibilizar los espacios de uso residencial con el hotelero.

La modificación establecerá una nueva regulación de los alojamientos turísticos -desde el punto de vista estrictamente urbanístico- definiendo la posibilidad de implantarse en determinadas zonas de la ciudad y concretar en qué condiciones puede situarse en los inmuebles de uso residencial.
En la tramitación de las licencias de cambio de uso residencial a terciario-hospedaje de las Viviendas de Uso Turístico que se hayan denunciado, sólo podrán ser legalizadas las que cumplan los requisitos establecidos en la normativa urbanística; en el resto la licencia será denegada.

Para dilucidar los casos legalizables o no, se va a reforzar el personal de la Secretaría General de Actividades Económicas de la Agencia de Actividades con el objetivo de tramitar, en los seis primeros meses de 2018, unos 1.000 expedientes de licencia urbanística.

Además, la Agencia de Actividades va a iniciar inspecciones urbanísticas en apartamentos turísticos no legalizables. En la 1ª fase están previstas actuaciones en 10 edificios de apartamentos turísticos que funcionan sin cambio de uso y con un pequeño porcentaje de viviendas de uso residencial.

Por último, el Ayuntamiento también considera necesario crear y mantener un Censo de Viviendas de Uso Turístico que hayan solicitado u obtenido la licencia de cambio de uso de residencial a terciario-hospedaje para el oportuno control en la concesión de licencias y para el estudio de futuras regulaciones.

Ante el incremento de las actividades de hospedaje sin regulación -especialmente en algunos barrios de los distritos de Centro y Chamberí- que están provocando dificultades de convivencia en los inmuebles residenciales, congestión en el espacio público, transformaciones de las actividades comerciales y elevación de los precios de alquiler, el Ayuntamiento lleva meses trabajando para abordar este problema, realizando un detallado informe sobre la situación, especialmente en el distrito Centro.

Las medidas puestas en marcha están fundamentadas en el primer estudio presentado en enero de 2017 sobre los alojamientos turísticos en la ciudad y el trabajo realizado por la Junta de Centro expuesto en mayo pasado.