Inmodiario

El rápido crecimiento de la oferta de apartamentos y viviendas de uso turístico en San Sebastián ha llevado al Ayuntamiento de la capital guipuzcoana a abordar desde la más amplia perspectiva esta compleja realidad.

Por ello, y para estudiar de manera integral el fenómeno de los apartamentos y viviendas de uso turístico, el consistorio donostiarra considera oportuna y conveniente la creación de una comisión técnica con el fin de, promover las modificaciones normativas necesarias, en particular, las urbanísticas, así como otro tipo de actuaciones entre las que cabe mencionar la coordinación con la acción de otras instituciones, como el Gobierno Vasco y la Diputación Foral. La duración de dicha comisión técnica será de seis meses

De acuerdo con los datos aportados por el estudio encargado por "Donostiako Sustapena-Fomento de San Sebastián" la suma de la oferta reglada y la no reglada de este tipo de alojamiento alcanza la cifra de 4.458 plazas, un 30,3% de la oferta global de alojamiento de la ciudad. Esto da una idea de la importancia cuantitativa que este subsector tiene en el conjunto de la oferta de alojamiento turístico de la ciudad.

Este vertiginoso crecimiento se ha producido, fundamentalmente, como consecuencia de dos hechos: la aparición de plataformas digitales que sirven de base para el denominado peer-to-peer a escala global, por un lado, y el fuerte atractivo turístico de nuestra ciudad, por otro. Un nuevo actor dentro del sistema turístico que tiene implicaciones diversas en la ciudad.

Desde el punto de vista económico está incidiendo en el incremento del turismo, de modo que genera directamente recursos económicos tanto para los titulares de las viviendas como para las empresas de intermediación, e indirectamente, en otros sectores, como la hostelería. En este punto no se puede obviar que la actividad no reglada, no está cumpliendo, previsiblemente, sus obligaciones fiscales.

Otro efecto económico es el que provoca sobre el sector del alquiler de vivienda para uso residencial en la medida en que el destino de una parte del parque de viviendas al alquiler turístico, disminuye la oferta de vivienda de alquiler ordinario generando un incremento de los alquileres.

Desde el punto de vista del modelo turístico una sobreoferta descontrolada de alojamiento puede comprometer el modelo turístico de la ciudad basado en la calidad y la sostenibilidad, provocando, además, rechazo social.

Este nuevo fenómeno, además, no está adecuadamente encajado en el ordenamiento jurídico. Su complejidad y la rapidez con el que se está desarrollando ha dejado desfasado el marco normativo en los distintos niveles, y las respuestas que desde las distintas instituciones competentes se están dando son diversas y están en distinto grado de madurez.

Y, desde el punto de vista de la planificación y ordenación urbanística, se hace necesario establecer los ajustes necesarios en la normativa urbanística para garantizar un modelo de ciudad de calidad como la nuestra, con capacidad de dar respuesta a las necesidades de sus ciudadanos regulando adecuadamente los usos de las edificaciones y evitando desequilibrios entre las distintas zonas y barrios de la ciudad.