Editor de InmoDiario.
Inmodiario

 

   GIJÓN.   El economista Juan Velarde señaló hoy en Gijón que no ve "ninguna" salida al túnel de la crisis y añadió que medidas concretas como el 'Plan Zapatero' o la propuesta de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) de abaratar el despido son "absurdas que no sirven para nada". Pese a todo, animó a prepararse, en rueda de prensa antes de pronunciar una conferencia en el Ateneo Jovellanos, "para que cuando venga la marea alta, flotemos".

   "La gran resurrección vendrá dentro de cierto tiempo", dijo antes de añadir que por eso es necesario tomar medidas ahora, pero en conjunto. Como ejemplo, citó la flexibilización del mercado, unido a un cambio en el sistema energético, de los mecanismos de internacionalización y también de la educación, entre otros.

   En cuanto a Asturias, señaló que la venta al exterior será lo que salve en parte a las empresas, siempre que la situación en el extranjero mejore. "Que va a sufrir muchísimo es evidente", apuntó sobre la economía de la región. Velarde aseguró que Asturias no es un compartimento estanco y agregó que necesita también prepararse, como por ejemplo con una industria competitiva y mayor acción en el exterior.

   También incidió en que en Asturias lo rural sigue pesando lo suficiente en la economía, tocada por la Política Agraria Común. En este punto, lamentó que haya un mayor "peso diplomático" de cara a defender los derechos de los españoles ante la Unión Europea. "Nos miran como a pájaros extraños", dijo sobre los griegos y los españoles en la UE.

   Por contra, señaló que la zona mejor situada es el eje entre el puerto de Valencia, el mayor de contenedores el Mediterráneo y que conecta el extremo Oriente con la Unión Europea, Madrid y el puerto de Lisboa.

   Para el economista, aumentar el gasto público a costa de un incremento en el déficit "no sirve". También rechazó que se proponga volver a la peseta y devaluarla, ya que la inversión extranjera se marcharía y hundiría la economía española. "El que diga esto es que no sabe nada de economía", afirmó. Según el economista, la situación cada vez se "agrava más". Es más, señaló que estamos ante una depresión económica "importante".

   Por otro lado, justificó el rescate económico a las entidades financieras, debido a que el hundimiento del sistema provoca "un riesgo sistemático" y que por mucho que moleste se hace preciso salvarlo. Según explicó, el hundimiento de un banco afecta más que el de una empresa, aunque matizó que tras el rescate puede que no queden los mismos que se beneficiaron de la bonanza económica antes de la crisis, como ya pasó en la que duró de 1977 a 1993.

   Para Velarde, se hace obligado que los bancos tengan un sistema de control "adecuado y bueno". Asimismo, acusó al actual presidente de los EEUU, Barak Obama, de ser uno de los causantes de la crisis, ya que se opuso a la propuesta del Gobierno estadounidense de controlar más a los bancos cuando él era senador, ya que dijo que era controlar el crédito a las personas.

   Otro de los puntos claves, a su juicio, es la energía. El economista aseguró que España apostó por una energía cara, primero por el carbón asturiano que era más caro que el internacional, que fue un "desastre" para la economía española según él, luego por el petróleo, luego la energía nuclear -de la que se produjo el parón en 1982. "Somos un país que le apetece tener la energía cara".

   Para Velarde, la energía nuclear es "la única salida". El economista acusó al ex presidente del Gobierno, Felipe González, de ser la "causa" de no tener energía barata en España. Por eso, al apoyar González este tipo de energía Velarde considera que debe pedir "perdón por esa barbaridad", con relación al parón nuclear. "Es de esos tremendos históricos", dijo del asunto.

   El economista recordó que se tarda de cuatro a cinco años en montar una central nuclear y que será difícil que le den hoy día un crédito a una empresa para ello, debido al anterior parón de 1982. "Un país tiene que ser consciente de sus responsabilidades", añadió.

   Velarde explicó que se han juntado dos crisis, una internacional "severísima" y otra propia de España. "Todas las crisis tienen su personalidad y hasta su nombre", apuntó. A la primera la bautizó como la de "la titulización", en referencia a la venta de títulos de crédito a nivel internacional a través de paquetes financieros, y a la segunda como la crisis "inmobiliaria". Por eso cualquier propuesta debe tomarse para cuando la economía internacional suba, en su opinión. "No hay manera ninguna de saber en una situación de estas cuánto va a durar la depresión", apostilló.

   En cuanto al paro, recordó que a los que buscan empleo pero están realizando un curso no se les cuenta como parados, por lo que, según él, en España ya se supera, o se hará este año, los cuatro millones de desempleados. "Es horrible", dijo sobre la cifra de parados.

   Con todos estos datos, aseguró que España está "mucho peor" que otros países europeos para salir de la crisis, especialmente en desempleo y déficit público. Velarde situó en una situación similar a Irlanda, Portugal, Italia y Grecia, por un lado, al Bloque del Este, que según él está "empeorando a toda velocidad", por otro, y el conjunto hispanoamericano, que cae "en picado" y EEUU, en lo que se refiere a fuera de Europa. Tan sólo los países nórdicos están más aventajados, como los daneses, a su parecer.