Inmodiario

La pandemia del coronavirus podría ser el catalizador del aumento de teletrabajo en el futuro, según ha revelado una encuesta puesta en marcha por Colliers a nivel global.

La encuesta "Trabajando desde casa durante COVID-19" fue lanzada por Colliers a mediados de marzo para conocer las experiencias de las personas acerca del teletrabajo, implementado por las empresas de todo el mundo en respuesta al brote del COVID-19.

-Al 82% les gustaría teletrabajar uno o más días a la semana después de la crisis de COVID-19

-El 71% de los que nunca han trabajado desde casa antes del COVID-19, les gustaría teletrabajar en el futuro al menos 1 día a la semana.

-El 53% de los encuestados consideran que su productividad no ha variado como consecuencia del teletrabajo, y el 24% cree que su productividad ha aumentado. Otro 23% asegura que su productividad ha disminuido.

-La productividad ha aumentado sobre todo en los servicios financieros, servicios profesionales y la industria tecnológica y ha disminuido más en el sector jurídico y en el de la educación y la investigación.

-El 55% se considera capaz de realizar su trabajo mejor o mucho mejor desde casa que estando en la oficina.

-El 76% de los encuestados se sienten conectados a sus equipos mientras trabajan desde casa a pesar de la distancia física. Sin embargo, el 58% considera que puede colaborar mejor desde la oficina que desde casa.

Chris McLernon, Chief Executive Officer para EMEA en Colliers International, ha señalado que "estamos en el medio de la prueba más grande de teletrabajo en la historia de la humanidad lo cual tendrá un impacto significativo en la forma en la que vamos a trabajar en el futuro".

"Es esencial entender las experiencias de la gente que trabaja desde sus casas en esta época tan desafiante, y este estudio, realizado por el equipo de Workplace Advisory de Colliers International, descubre unos datos únicos a nivel global que nos ayudarán a proporcionar un asesoramiento basado en hechos sobre las mejoras a corto plazo y el impacto a largo plazo. Ya está claro que mucha gente se está adaptando al trabajo desde casa, y que es probable que quieran continuar con un cierto nivel de teletrabajo durante una parte de la semana, incluso cuando puedan volver a sus oficinas". - concluye McLernon .

La encuesta inicial "Trabajando desde casa durante COVID-19" concluirá a finales de abril y una vez finalizada Colliers publicará un informe con resultados completos lo cual permitirá identificar las oportunidades de mejora y explorar las implicaciones a largo plazo en cuanto al espacio de oficina.

Miguel Ángel Falcón, Managing Director de REMs & Technical Services y responsable de Workplace Advisory de Colliers en España afirma que "los primeros resultados muestran algunos datos realmente interesantes. La mayoría de los encuestados ha indicado que la productividad no ha cambiado desde que trabajan en casa. Además, más del 70% de las personas que nunca habían trabajado desde casa antes de COVID-19 les gustaría trabajar de forma remota en el futuro, al menos un día a la semana. Esto tendrá un impacto significativo en las necesidades de espacio de las empresas".

Los detalles de las conclusiones iniciales de la encuesta señalan el deseo de continuar con un trabajo flexible, hasta cierto punto, después de la crisis del COVID-19. El 49% de los encuestados indican que les gustaría trabajar de media 1 o 2 días de forma remota, mientras que el 32% desearían teletrabajar 3 o más días, y el 19% al menos de un día.

La encuesta también ha revelado que la experiencia difiere entre los que tienen hijos en casa y los que no, y los que tienen compañeros de piso. El 33% de los encuestados indica tener más distracciones trabajando desde casa y la distracción que ocupa el primer puesto son los hijos, seguidos de compañeros de piso y mascotas.

Las personas que viven solas y las que viven con su conyugue o pareja son las que tienen mayor índice de productividad.

En cuanto a los lugares de la vivienda destinados al teletrabajo, la encuesta muestra que el sitio elegido preferentemente es una habitación cerrada dedicada al trabajo (39%), seguido por el salón (32%), el dormitorio (17%) y la cocina (15%). La mayoría de los que viven solos eligen trabajar desde el salón sin embargo en las familias con hijos se apuesta por una habitación dedicada a este fin.

Los resultados iniciales de la encuesta también han mostrado que a las personas que comparten piso, les gustaría trabajar desde la oficina después del COVID-19, en comparación con la gente que vive sola, con sus hijos o con sus conyugues o parejas.