Editor de InmoDiario.
Inmodiario

 

La compañía encaja con los supuestos de la moratoria del Gobierno sobre disoluciones por depreciación de activos

   MADRID.   Martinsa Fadesa registró una pérdida neta de 2.471 millones de euros en el ejercicio 2008, frente al beneficio neto de 60 millones de euros que alcanzó el año anterior, informó hoy la inmobiliaria.

   La compañía que preside y controla Fernando Martín, inmersa desde julio del pasado año en concurso voluntario de acreedores, atribuyó estos datos fundamentalmente a las provisiones realizadas por la depreciación de activos.

   Estas provisiones llevaron además a la empresa a cerrar 2008 con un patrimonio contable negativo de 671 millones de euros.

   En este sentido, la inmobiliaria recordó que el Gobierno aprobó el pasado mes de diciembre una modificación de la Ley de Sociedades Anónimas por la que "de forma excepcional, y sólo durante dos años", la disminución del patrimonio neto de una empresa por la depreciación del inmovilizado material, de las inversiones en movilizado y de las existencias no se tendrán en cuenta a efectos de reducciones de capital y de las causas de disolución que se contemplan en dicha Ley.

   Tal como indicó entonces el Ejecutivo, con esta moratoria pretende "ayudar a las empresas a hacer frente a las dificultades que se están planteando por la depreciación de sus activos".

11.313 VIVIENDAS POR ENTREGAR.

   Martinsa Fadesa cerró 2008 con un descenso del 59% en la cifra de negocio, hasta de 614 millones de euros, tras entregar y, por tanto, contabilizar 2.327 viviendas. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) fue negativo en 328 millones de euros, frente a los 'números rojos' de 16 millones de euros del ejercicio 2007.

   Pese al concurso, según los datos remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Martinsa Fadesa prevendió el pasado año 2.073 viviendas, si bien este dato supone un descenso del 57% en relación a un año antes.

   Destaca el hecho de que, del total de viviendas vendidas, 1.300 se comercializaron en el segundo semestre (tras la declaración del concurso). A su vez, de estos pisos, la mitad se colocaron en el mercado y la otra mitad a entidades financieras.

   Así, a cierre de 2008 la sociedad tenía un 'stock' de viviendas prevendidas y pendientes de conclusión y entrega de 11.313 pisos, un 12% menos que un año antes. El 26% de estos pisos corresponden a las filiales de la empresa en el extranjero, que no están afectadas por el concurso.

   La inmobiliaria reiteró que la declaración del concurso no interrumpió la continuación de su actividad. Martinsa asegura estar encontrando "la necesaria colaboración entre las distintas instituciones, acreedores y entidades financieras involucradas, para reiniciar promociones en curso que se paralizaron por la declaración del concurso". Así, confía en que en los próximos meses se continúen reiniciando obras "fruto de la cooperación con las entidades bancarias".