Inmodiario

La red de escaleras mecánicas y ascensores de Barcelona es una importante herramienta de mejora de la accesibilidad, especialmente en los barrios de montaña. Dentro del trabajo de optimización de este servicio, el pasado mayo se adjudicó el nuevo contrato de mantenimiento.

Aprovechando el cambio, se ha hecho una auditoría del estado de escaleras y ascensores. Dicha auditoría ha puesto de manifiesto carencias graves en el mantenimiento de algunos equipamientos.

Con los resultados de esta auditoría, durante el verano se ha trabajado en un total de 23 escaleras y 7 ascensores con deficiencias, de los cuales 15 escaleras y un ascensor ya vuelven a estar en funcionamiento.

El resto lo estarán entre la próxima semana y la siguiente. La mayoría de equipamientos afectados están en el distrito de Horta-Guinardó.

La auditoría también ha detectado 5 escaleras y un ascensor que requerirán una intervención de mayor durada y de mayor impacto económico, la cual, en muchos casos, precisará piezas hechas a medida. La previsión es que estos 6 elementos vuelvan a estar en funcionamiento el cuarto trimestre del 2018.

Apertura de expediente a la empresa adjudicataria

En los próximos días, se abrirá expediente a la empresa adjudicataria Eulen, hasta ahora responsable del mantenimiento y de tener a punto las instalaciones. Se cargará a la empresa los gastos de reparación y otras reclamaciones derivadas de las deficiencias detectadas.

Se trata del segundo expediente que recibe la empresa por un posible incumplimiento o cumplimiento defectuoso de las condiciones del contrato de mantenimiento.

La ciudad dispone de 85 escaleras mecánicas y 46 ascensores, que el pasado año fueron utilizados 28,7 millones de veces y con los cuales se hicieron 6,3 millones de viajes, respectivamente.

El buen servicio y funcionamiento óptimo del sistema de movilidad vertical en los barrios de montaña es clave para ayudar a la ciudadanía a salvar los desniveles orográficos y moverse con rapidez y comodidad.

  • Tags