Inmodiario

Urbas ha suscrito un acuerdo en virtud del cual adquiere el 100% de Construcciones, una de las compañías de mayor prestigio e implantación en el sector de la construcción en el País Vasco.

Dicha adquisición se ha llevado a cabo dentro del proceso de reestructuración societaria del grupo al que pertenecía Construcciones Murías, mediante la inyección dineraria de 12 millones de euros, obtenidos a través de una línea de financiación concedida exclusivamente para tal fin con la garantía corporativa de Urbas.

Además, se incorporan a los fondos propios de Murías determinados suelos del Grupo Urbas, por importe de 19 millones, para desarrollo residencial en el Corredor del Henares. Esta operación no compromete, sino que refuerza el Plan de Negocio de Urbas 2019-2022.

Estas dos aportaciones a los fondos propios de Construcciones Murías, por más de 30 millones, refuerzan la capacidad financiera de la misma para poder asumir con suficiente solvencia su ambicioso plan de negocio.

Así, los activos aportados se suman a los activos actuales de la nueva filial de Urbas, los cuales cuentan con un valor superior a 40 millones antes de la aportación descrita, entre los que cabe significar los activos del Parque Comercial Gorbeia, suelos para desarrollos residenciales, locales comerciales y diversos aparcamientos en rotación.

Construcciones Murías superó en 2019 los 40 millones de facturación, y su actual cartera de proyectos tiene un valor aproximado de 135 millones, entre los que se encuentran el desarrollo de parte del Ensanche de Bilbao, un proyecto de construcción de viviendas en Calero-Barakaldo, el tramo Olite-Tafalla del Tren de Alta Velocidad Zaragoza-Pamplona, diversas actuaciones en establecimientos hoteleros en Baleares y la franja mediterránea, así como diversos proyectos de obra civil y edificación para distintas administraciones locales, autonómicas y estatales.

La sociedad adquirida es un referente en el sector de la construcción en el País Vasco desde hace más de 45 años gracias a su participación en la construcción de algunos proyectos representativos como la autovía Gipuzkoa-Navarra, distintos tramos del Tren de Alta Velocidad, el Hospital Onkologico, la Estación de Autobuses de Donostia, o el nuevo Estadio de San Mamés.

La integración supondrá un fuerte impulso a los ingresos de Urbas y servirá para potenciar su plan de negocio, diversificar su actividad y facilitar la entrada en nuevos mercados.

Adicionalmente, crea nuevas sinergias con la integración en el grupo de una actividad complementaria con la de promoción inmobiliaria y gestión de suelo, actividades en las que Urbas está especializada y que, a partir de ahora, desarrollará también sobre la cartera de suelo que su nueva filial tiene distribuida por el País Vasco.