Inmodiario

Vivenio, la Socimi creada por Renta Corporación y el fondo de pensiones holandés APG, ha cerrado su cuarta operación con la compra por 18 millones de euros de un complejo inmobiliario integrado por tres edificios familiares en los municipios madrileños de Alcorcón y Campo Real, que suman un total de 18.521 m2.

En esta operación, Vivenio ha adquirido un inmueble de 139 viviendas con una superficie media de 65 m2; 173 plazas de aparcamientos y 141 trasteros. El complejo inmobiliario consta de 15.647 m2 y actualmente tiene una ocupación del 97,8% con la previsión de alcanzar el pleno rendimiento en los próximos meses.

El activo se encuentra a 15 kilómetros al suroeste de Madrid en la zona más nueva de Alcorcón -municipio con 167.000 habitantes-, cerca de dos hospitales y al lado de la estación de tren, así como de una zona comercial con tiendas, restaurantes, bancos y supermercados. Este edificio, que fue diseñado por Paco Brugos y Ginés Garrido, ha ganado varios premios de arquitectura en 2012 entre los que destacan los galardones Asprima-Sima y COAM.

También en los alrededores de Madrid, Vivenio ha adquirido dos edificios de 2.874 m2 en el centro de Campo Real, municipio a 30 kilómetros de la capital española. Este inmueble consta de 27 viviendas de 65 m2; 26 plazas de aparcamiento y 31 trasteros.

Cuatro operaciones en siete meses

Esta es la cuarta operación de Vivenio, especializada en activos residenciales en alquiler y de cuya gestión se encarga en exclusiva Renta Corporación. Desde su lanzamiento a finales de abril, la Socimi ha invertido un total de 93 millones de euros en la adquisición de complejos residenciales en los alrededores de Madrid, situados en Navalcarnero, Rivas-Vaciamadrid, Aravaca y, ahora, en Alcorcón y Campo Real.

Actualmente, la cartera de Vivenio está integrada por 657 viviendas en alquiler que suman un parque inmobiliario de 59.526 m2.

La alta penetración y el fuerte conocimiento del mercado español inmobiliario de Renta Corporación es clave para la gestión de Vivenio, ya que permite una rápida y permanente detección de oportunidades, accediendo así a realizar nuevas adquisiciones de alta rentabilidad. Prueba de ello es que, además de las operaciones cerradas hasta la fecha, la compañía cuenta con otros activos comprometidos para la Socimi que se irán adquiriendo en los próximos meses.

Este vehículo, que supone una ampliación de las líneas de negocio de Renta Corporación, prevé salir a cotizar en 2019 y permite a la inmobiliaria ampliar su mercado y obtener ingresos de manera más recurrente.

  • Tags