Inmodiario

En la venta del centro comercial Portal de la Marina, en la localidad alicantina de Ondara, se ha juntado el hambre con las ganas de comer. Eroski estaba y está necesitado de vender y la socimi Lar anda como loca por invertir los 400 millones captados en su salida a Bolsa.

El resultado no podía ser otro. Cecosa Hipermercados, una de las sociedades del grupo cooperativo Mondragón, ha vendido a la socimi Lar el 58,75% del capital social de la sociedad Puerta Marítima Ondara, propietaria del centro comercial, por 17,5 millones de euros.

El centro comercial cuenta con una superficie alquilable de unos 30.007 metros cuadrados, sin incluir el hipermercado, distribuidos en dos plantas, 150 locales alquilables y 1.600 plazas de aparcamiento.

El porcentaje restante de las acciones es titularidad de HRE Investments, filial de Grupo Lar, gestora de la socimi. La valoración neta del centro comercial asciende a 31 millones de euros, ya que a su valor en libros (81 millones de euros) hay que descontar la deuda asociada, que ronda los 50 millones.

Con esta operación, la socimi Lar ha invertido ya 230 millones de euros de los 400 captados en la salida a bolsa, de los que 165,3 millones se han destinado a cinco centros comerciales situados en Irún, Palencia, Albacete, Barcelona y Alicante; 43,2 millones a dos edificios de oficinas en Madrid; 44,8 millones a 8 naves logísticas en Guadalajara; y 9,1 millones a una mediana comercial en la capital.

Eroski seguirá presente en el complejo de Ondara a través del hipermercado de 7.000 metros cuadrados que explota en la actualidad. La operación con Lar Socimi no incluye este local sobre el que la cooperativa llevó a cabo una operación de sale and lease back (venta y posterior alquiler) en el año 2009.

En ese momento, Eroski alcanzó un acuerdo con European Property Investors Special Opportunities (EPISO), el fondo cogestionado por AEW Europa y Tristan Capital Partners, para la venta con opción de alquiler en 12 centros comerciales por importe de 150 millones de euros.

La operación inmobiliaria es la primera que realiza la cadena vasca de distribución en los últimos tres años, y forma parte del acuerdo alcanzado con la banca acreedora el pasado verano para refinanciar una deuda de 2.500 millones de euros, el referido a la venta de activos inmobiliarios (centros comerciales y galerías) por un importe de 550 millones de euros.