Inmodiario

Que importantes son los avances tecnológicos y cuanto ayudan en el día a día a las personas, y por muy sencillos y poquitos años tengan, qué agradecidos y acostumbrados estamos, como el teléfono móvil, al microondas, al GPS, el Airbag esa simple bolsita que se infla de aire y que tantas vidas y lesiones salva.

Por suerte en todos los sectores se aportan pequeños granitos de arena y concretamente en el sector de la construcción son imprescindibles la innovación tecnológica y la seguridad en el trabajo.

En los últimos años se avanza en innovación como los materiales translucidos, que dejan pasar la luz un 70%, 15 veces más resistentes que el hormigón y 30% más ligeros.

Pinturas solares, que convierten cualquier superficie en un panel de energía solar.

Robots capaces de colocar 1.000 ladrillos por hora, lo que equivale a construir una casa en 2 días.

Nanopinturas con resistencia química a ácidos, capaces de mantener purificadas superficies libres de virus y bacterias, perfecto para hospitales, laboratorios, geriátricos? y con resistencias sin fin, perfectas para el transporte aéreo y militar.

Los accidentes en la construcción no dejan de ascender año tras año, la concienciación de los trabajadores en actividades con riesgo es vital para que el sector se humanice y ser capaces de ser un referente y no como uno de los países donde es más peligroso trabajar, solo por detrás de países que mejor no mencionar.

Estamos de enhorabuena porque acaba de nacer un producto con gran innovación y con vocación de mejorar la seguridad y les explico:

En cualquier obra, inicialmente hay que hacer el esqueleto de la estructura de hormigón, este lleva internamente unas barras de acero, las cuales (y aquí está el problema) van atadas manualmente con alambre.

Esta acción conlleva una tarea laboriosa y esfuerzo, con sus riesgos laborales ya que aun llevando guantes se lesionan las falanges de los dedos debido al cable, tanto como las muñecas y la espalda debido a la postura forzada y el esfuerzo realizado, ocasionando bajas y atrasos, además las fijaciones son poco firmes; como verán, un sistema muy mejorable. Cierto es que existe una mejora que es mediante la soldadura, pero con un tiempo de terminación elevado, coste elevado de la mano de obra especializada y riesgos laborales por quemaduras, radiaciones e inhalación de sustancias toxicas.

Y aquí tenemos esta magnífica aportación al bienestar en el trabajo, Spider-K

Como han visto esta simple pieza y de gran diseño genera grandes beneficios debido a su bajo coste, peso ligero, 100% reciclable, siendo un material compuesto de elevada resistencia mecánica, química y punto de fusión.

No requiere mano de obra especializada para su fijación con lo cual reduce el tiempo de fijación, sus costes y aporta resistencia extraordinaria a terremotos; todo esto testado por grandes empresas (punteras a nivel mundial) constructoras; ya es evidente que llegó para quedarse.

Esta pequeña gran innovación ya ha superado con éxito el riguroso test de calidad para la construcción de KCL (Korea Conformity Laboratories), y su diseño y tecnología están debidamente protegidos a través de una patente mundial WIPO; además es capaz de incorporar un microchip RFID en cada unidad para verificar su disposición dentro de la estructura (mucho tiempo después del hormigonado); pequeño pero matón.