Inmodiario

Tras finalizar el periodo de alegaciones al Proyecto de Real Decreto que obliga a la individualización de consumos de calefacción en edificios con sistema de calefacción central, la Asociación de Empresas de las Instalaciones y la Energía (Agremia) ha manifestado la necesidad de incluir la obligación de instalar válvulas termostáticas en los radiadores como medio más eficaz para que el usuario pueda actuar sobre su instalación y reducir la demanda energética de ésta.

"Es conveniente instalar este tipo de válvulas como complemento ideal de los contadores individuales o repartidores de costes a que obliga la nueva normativa, a fin de dotar de eficacia a la medida de la individualización de consumos energéticos", opina José María de la Fuente, presidente de Agremia.

Y es que, según Agremia, la utilidad de la individualización reside en llevar al usuario a adoptar medidas que reduzcan el consumo excesivo de energía, lo que pasa por lograr que la temperatura en cada habitación se ajuste a las necesidades reales del residente. "La mera información sin capacidad de actuación de poco sirve", piensa De la Fuente.

La instalación de válvulas termostáticas permite al usuario informado adoptar las medidas tendentes a ajustar el consumo energético a sus necesidades reduciendo así el uso excesivo de energía y logrando un ahorro eficaz, tanto energético como económico.

"Hay que recordar que la instalación de válvulas termostáticas es ya obligatoria en las instalaciones térmicas dotadas de radiadores ejecutadas o reformadas a partir de 1998, por lo que no se entiende que no se contemple en una normativa cuyo único objetivo es el ahorro y eficiencia energética según se señala en su Exposición de Motivos y dimana de la Directiva Europea", concluye el presidente de Agremia.