Inmodiario

El Ministerio de Fomento ha dado la orden a la Entidad Pública Empresarial de Suelo (Sepes) de que se ponga las pilas para vender sus suelos, aprovechando el momento que se está viviendo, con el incipiente interés de promotores e inversores en comprar parcelas donde edificar nuevas viviendas.

La principal oferta reside en los terrenos del antiguo cuartel de Ingenieros, en Villaverde. Ya completamente urbanizados, y que ahora se han puesto en venta por un precio de 44 millones de euros. También en la Comunidad de Madrid, en este caso en la localidad de Navalcarnero, se ofrecen tres parcelas para 1.000 pisos en el Barrio de San Isidro. Y en Guadalajara son 14 los solares en venta.

La enajenación de Villaverde no está exenta de polémica, ya que se trata de terrenos que, en principio, estaban reservados en su totalidad para acoger 1.700 viviendas  protegidas. Y que, ahora, la mitad serán para pisos de precio libre.

Los terrenos del antiguo Parque Central de Ingenieros, en los que Sepes ha invertido cerca de 20 millones de euros en su urbanización, forman parte del traspaso de varios cuarteles, en Madrid, Valencia y Sevilla, realizado a finales de 2008, acordado en un convenio por las entonces ministras de Defensa, Carmen Chacón, y de Vivienda, Beatriz Corredor. Vivienda pagó casi 113 millones para urbanizar estos suelos y construir viviendas protegidas.

Ahora, las cosas han cambiado a la vista del pliego de condiciones de la enajenación, cuyas ofertas finalizan el próximo 19 de junio. Aunque en el pliego señala que el propietario se compromete a destinar todas las parcelas a la construcción de viviendas protegidas, asumiendo cualquier responsabilidad que pudiera derivarse, basta fijarse en los usos compatibles que se permitirán para comprobar que de las 1.400 viviendas que pueden construirse, la mitad serán de precio libre y la otra mitad se acogerán a la figura de precio limitada. Protegidas sí, pero para familias con ingresos superiores a 50.000 euros.

Sepes estima obtener unos márgenes en la operación de casi 5 millones de euros. Podrían ser más si los promotores interesados, suben el precio. Algo que será lógico si existen varios pretendientes, como ha ocurrido en los últimos meses. A pesar de no tratarse de suelos en el centro de Madrid, como en esos casos precedentes, sí serán lo suficientemente atrayentes como para pujar al alza por encima de esos 44 millones.