Inmodiario

La consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Marta García de la Calzada, ha anunciado la aprobación por parte del Consejo de Gobierno de una serie de medidas para movilizar el parque de viviendas vacías que tiene la Empresa Pública de Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha (GICAMAN), con el objetivo de dar salida al stock de vivienda vacía en venta que esta sociedad pública tiene actualmente, que asciende a unas 800 viviendas.

Estas medidas se contemplan en un Plan Estratégico de Viviendas, diseñado para deshacer el stock de viviendas vacías de la Junta de Comunidades, poner en valor este patrimonio público y movilizarlas de tal modo que cumplan con su verdadera función social, “estar a disposición de los ciudadanos de un modo accesible, bien en opción de alquiler o compra”.

Marta García ha recordado que estas viviendas de protección oficial han sido construidas con el dinero de los contribuyentes y, contrariamente a su objetivo originario, han dejado de ser atractivas en el mercado, porque su precio es superior -en gran parte de los casos- al precio de mercado de la vivienda libre.

Tal y como ha explicado la titular de Fomento, una de las medidas de mayor importancia que contempla el plan es permitir la utilización de la mitad de estas viviendas en régimen de alquiler con opción a compra. Así, un total de 330 viviendas estarán a disposición de ciudadanos que, en el 70 por ciento de los casos, tienen rentas inferiores a los 200 euros.

Además, la estrategia contempla entre sus líneas maestras una rebaja del precio de venta de las viviendas, que oscilaría en una media del 27 por ciento,  de cara a potenciar sus ventas. No obstante, Marta García ha precisado que esta rebaja de los precios será distinta en cada una de las promociones, “atendiendo a criterios objetivos”, basados en diferentes parámetro