Inmodiario

Árima afronta la incertidumbre del futuro con la seguridad que le proporciona un sólido balance, el haber percibido el 100 por ciento de sus rentas de alquiler, y no tener exposición ni al segmento retail ni al hotelero.

Las obras de rehabilitación se paralizaron temporalmente al inicio del confinamiento, pero se han reanudado en este mes de mayo.

Apoyo a la pandemia con donaciones superiores a 300.000 euros provenientes, en más de un 60%, por los Directivos y Consejeros de la Compañía.

Los ingresos por rentas de alquiler durante el primer trimestre de 2020 ascendieron a 1,3 millones de euros, lo que supone un incremento del 131% respecto al primer trimestre del ejercicio anterior y del 6,2% en términos comparables (like-for-like).

Árima ha firmado un préstamo verde de 27 millones de euros para el edificio de oficinas LS7. La Socimi tiene ya toda su cartera financiada, con unas condiciones muy ventajosas, siendo un 66% de su financiación sostenible.

El 42% de la cartera cuenta con certificaciones LEED/BREEAM y se mantiene el objetivo de conseguir el 80% certificado en 2021. Además, Árima marca como nuevo objetivo la obtención de certificaciones WELL para todas sus rehabilitaciones.

Árima ha presentado hoy los resultados correspondientes al primer trimestre de 2020. En un momento en el que la incertidumbre marca la pauta general, la Socimi afronta el futuro con la seguridad y la tranquilidad que le proporciona un sólido balance con una cómoda posición de caja de 170 millones de euros, entre otros factores.

Este sólido balance es fruto, por un lado, de dos exitosas ampliaciones de capital que llevaron a la compañía a triplicar el tamaño con el que salió a Bolsa hace poco más de un año y, por otro, de la aplicación de una acertada estrategia de inversión a precios muy atractivos, un 20% por debajo de mercado de media.

A esto hay que añadir la reciente firma de un préstamo sostenible por un importe de 27 millones de euros, permitiendo a la Compañía disponer ya de toda su cartera financiada con unas condiciones muy competitivas y flexibles. Una estructura muy reducida y unos gastos limitados completan la fórmula de éxito en el posicionamiento de Árima.

La crisis del Covid-19 no ha sido obstáculo para que Árima siga percibiendo el cien por cien de sus rentas ya que la Socimi, que opera en el segmento de Oficinas y Logística, no tiene exposición a los sectores más afectados por la pandemia. Los ingresos por rentas de alquiler durante el primer trimestre de 2020 ascendieron a 1,3 millones de euros. Esto supone un incremento del 131% respecto al primer trimestre del ejercicio anterior y del 6,2% en términos comparables (like-for-like), y refleja tanto el compromiso de inversión del equipo de Árima con sus accionistas como la calidad de sus activos.

Cumplimiento del plan de negocio

Fieles al cumplimiento del plan de negocio, Árima ha extinguido los contratos de alquiler de los inmuebles de Habana y Botanic para acometer las obras de rehabilitación, tal y como estaba previsto dentro del programa de capex. Cuatro de los siete inmuebles de la cartera de Árima se encuentran en rehabilitación, cuyas obras se paralizaron temporalmente al inicio del confinamiento, pero que ya se han reanudado en este mes de mayo por lo que la compañía no prevé grandes retrasos.

Luis López de Herrera-Oria, CEO de Árima afirma que "esta dramática crisis Covid-19 ha sido una prueba de estrés para las compañías. Nuestro equipo se encuentra en perfecto estado de salud, nuestros activos operativos, y estamos en constante comunicación con inquilinos y colaboradores. Nuestros accionistas pueden tener la tranquilidad de la sólida posición financiera de Árima y de que el equipo continuará generando valor gracias a la demostrada capacidad de gestión y de inversión disciplinada"

Sostenibilidad, Salud y Bienestar

El compromiso de Árima con la sostenibilidad es ineludible, y así lo reflejan el diseño y la gestión de sus inmuebles. Se espera que el 80% de la cartera de activos tenga certificación LEED/BREEAM en 2021 y que todos los proyectos de rehabilitacion cuenten en ese mismo año con la certificación WELL -certificación de reconocido prestigio internacional que mide el impacto de los edificios en la salud y el bienestar de las personas.

Además, el 66 % de su cartera se financia actualmente mediante préstamos sostenibles, gracias a la reconversión de una buena parte de la financiacion existente y al préstamo de 27 millones de euros recientemente firmado por el edificio de oficinas LS7.

Apoyo concreto a las necesidades de la pandemia

Árima ha apoyado de manera decidida a aquellos que se han visto afectados por la pandemia centrándose en la seguridad y el bienestar de sus inquilinos, proveedores y empleados, así como en los miembros más vulnerables de la sociedad.

Así, la Compañía ha destinado más de 300.000 euros a instituciones que han proporcionado comida a los más necesitados, a residencias de ancianos, a la realización de pruebas de detección del virus y a la adquisición de material sanitario (EPIs).

También ha puesto sus inmuebles a disposición del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid para atender la emergencia sanitaria.

Más del 60% de estas donaciones se han financiado con la reducción del 50% del sueldo del equipo directivo y del Consejo de Administración. Además, se ha aplazado temporalmente el plan de incentivos actualmente vigente.